Diario Vasco

Amador Granados, bronce en Río 2016, recibirá un homenaje del Ayuntamiento

Medallista. Amador Granados Alkorta con la medalla de bronce en el estadio de Río 2016.
Medallista. Amador Granados Alkorta con la medalla de bronce en el estadio de Río 2016.
  • Medallista paralímpico por equipos en la prueba ciclista de velocidad, será homenajeado este miércoles, a las 18.00 horas

El medallista paralímpico Amador Granados Alkorta, bronce por equipos en la prueba ciclista de velocidad en los Juegos Paralímpicos de Río 2016, asistirá este próximo miércoles día 19 a la recepción que organizarán en su honor el Ayuntamiento de Andoain y el Patronato de Deportes Allurralde.

Granados ha recibido con alegría este reconocimiento «porque siempre es bueno que el pueblo en el que has nacido reconozca tus méritos».

El pasado mes de septiembre conseguía junto a sus compañeros Eduardo Santa y Alberto Cabellos la medalla de bronce en la prueba de velocidad. Tras los diplomas olímpicos conseguidos en Atenas 2004 en kilómetro y persecución y en Pekín 2008 en kilómetro, Granados lograba este año subir por fin al podio en unas olimpiadas.

«En Atenas y Pekín competí con muchos nervios y bajo presión. Sin embargo, en Río me encontraba tranquilo porque al correr en equipo el resultado final no dependía solo de mí», señala. Tras saberse ganador de la medalla de bronce, Amador recuerda que pensó que el trabajo ya estaba hecho y solo comenzó a darse cuenta de su logro cuando vio en las gradas a su compañera Fabiola, a su entrenadora Ainhoa Artolazabal y a su preparador físico Emaitz Izagirre dando saltos de alegría. «Fue un auténtico tsunami de emiciones. Empecé a emocionarme y me vi rodeado de medios de comunicación que querían hacerme fotos y reportajes en directo. Entonces fui consciente de que habíamos hecho algo grande».

Conseguir esta medalla le ha hecho sacarse la espinita clavada de su ausencia en los juegos de Londres 2012, donde, pese a ser titular para participar, una decisión del seleccionador le dejó en último momento apartado del equipo.

Un palmarés de campeón

La medalla de bronce en Río 2016 es la culminación de una exitosa trayectoria deportiva. Amador Granados ha conseguido diploma olímpico en Atenas 2004 y Pekín 2012, ha sido campeón del Mundo, con récord incluido, en 2014 en Aguas Calientes (México), plata en el mundial de Holanda del año pasado y bronce en el de Italia seis meses antes de su participación en las olimpiadas de este año.

Campeón de España, de Euskadi y de Gipuzkoa, atesora un amplio historial de victorias en ciclismo, en el que no faltan los títulos conseguidos en el Criterium de Ciclismo Adaptado que organiza desde hace años el Batzoki de Andoain.

Su próximo sueño es participar en el Mundial que se celebrará en Los Ángeles en el mes de marzo de 2017. «Me encuentro físicamente bien y tengo ganas de seguir», señala. A sus 49 años es consciente de que la edad quizás no le permita estar en las olimpiadas de Tokio 2020. «Mi objetivo era conseguir una medalla en unos Juegos Olímpicos y lo he conseguido. Tengo una edad, un bagaje y soy consciente de mi desgaste físico pero me encuentro en plena forma física y por eso me planteo acudir al Mundial y, si todo va bien, quizás pueda competir en Tokio, y si es así estaré encantado de la vida».

Homenaje en Andoain

Granados se siente orgulloso de ser parte de la historia del ciclismo y uno de los pocos ciclistas guipuzcoanos que ha sido campeón del mundo y medallista paralímpico. «A partir de ahora me tomaré las cosas con más calma. Estoy satisfecho e ilusionado por todos los reconocimientos que estoy recibiendo. En Río, tras ganar la medalla de bronce, el presidente del Comité Paralímpico de Tokio se acercó a darme la mano y me dijo que quería verme compitiendo en los próximos juegos. Fue todo un orgullo», señala.

Este próximo miércoles, a las 18.00 de la tarde, Amador recibirá en el Ayuntamiento el cariño de sus vecinos en el acto que reconocerá sus éxitos en el deporte del ciclismo adaptado. Será un acto que pondrá en valor el esfuerzo de un hombre que comenzó a hacer deporte por recomendación médica debido a una deformación de nacimiento. Animado por su padre, se inició en el deporte del ciclismo y a base de grandes esfuerzos fue haciéndose un hueco en las principales pruebas deportivas, y sumando éxitos hasta llegar a la medalla de bronce en los Juegos de Brasil.

Ayer, Amador celebraba junto a su familia este éxito deportivo en una comida en la localidad de Legazpi. El próximo miércoles los vecinos de Andoain le mostrarán también su reconocimiento.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate