Diario Vasco

30 aniversario de la desanexión

La desanexión de Astigarraga de Donostia llegó en el año 1987.
La desanexión de Astigarraga de Donostia llegó en el año 1987.
  • EAJ-PNV recuerda el proceso realizado y asegura que «Astigarraga es un pueblo que crece, pero que mantiene sus raíces»

El grupo municipal EAJ-PNV conmemora el 30 aniversario de la desanexión de Astigarraga y para ello ha recordado cómo «el PNV incluyó por primera vez en su programa electoral del año 1979 el deseo de recuperar la independencia municipal de Astigarraga, anexionada a Donostia en 1943. Dicha anexión se dio a raíz de una decisión a nivel estatal por la cual las capitales de provincia debían expandirse y absorber a los pueblos colindantes», informaban, añadiendo que «la desanexión llegó en 1987, y pese a los 44 años en los que nuestro pueblo fue un barrio periférico más de Donostia, como hoy lo son Altza o Martutene, Astigarraga nunca perdió su identidad propia».

Según explica el equipo de gobierno, «fue precisamente el PNV el primer partido político que incluyó la desanexión de Astigarraga en su programa electoral, en el año 1979. Pese a que la independencia municipal tardó 8 años en llegar, el Pleno celebrado el 23 de octubre de 1985 aprobó la segregación con 19 votos a favor de PNV, EA, PSE y PP. Herri Batasuna, no obstante, se posicionó en contra, contradiciendo incluso los deseos de los vecinos que en el referéndum celebrado en 1984 votaron, en su mayoría, a favor de la desanexión. Y estos 30 años han dado la razón a partidos políticos y vecinos que apoyaron la desanexión: desde 1990 Astigarraga ha duplicado su población, pasando de tener 3.000 habitantes a los 6.000 que ya se ha alcanzado este 2017. Cuando concluyan las obras de Urumea Berri y Tranbia Ibilbidea, una vez se comience a edificar en la zona de Agui, el municipio llegará a los 7.000 vecinos aproximadamente. Este florecer parte de contar con una administración propia, y al incremento presupuestario que de ella ha derivado».

No obstante, en palabras del PNV, «el crecimiento poblacional y urbanístico del pueblo no ha supuesto la pérdida de su identidad, que actualmente sigue mirando, fundamentalmente, hacia Santiagomendi». Es por esto, que el EAJ-PNV ha puesto en marcha esta legislatura un Plan de Acción del Paisaje Santiagomendi-Landarbaso, «como apuesta inequívoca por poner en valor lo que nos hace diferentes y únicos a los astigartarras, al tiempo que nuestro pueblo sigue creciendo en su desarrollo urbanístico».

Este equilibrio entre lo urbano y rural ha sido la línea que el PNV ha querido y seguido en estos últimos 30 años. «Otro de los proyectos estratégicos del actual equipo de gobierno es la edificación de la nueva Casa de Cultura en la plaza Kontxa Etxeberria. La actual fue el símbolo de la desanexión, y la nueva será la confirmación de un pueblo que crece, pero mantiene sus raíces».

Desde EAJ-PNV Astigarraga se da las gracias a todos aquellos que trabajaron en los primeros años de independencia municipal, «especialmente a Emilen Arzallus y Juan Martín Arregi, ambos recientemente fallecidos, que realizaron una labor encomiable como concejales nacionalistas y, sobre todo, como impulsores de la desanexión. Felicidades a todos por estos 30 años de renovada Astigarraga. Como bien comentó Emilen Arzallus en una entrevista concedida por el 20 aniversario de la escisión, 'la desanexión ha merecido la pena'».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate