Diario Vasco

Firmado el convenio para el cambio en la recogida al quinto contenedor

Jesús Mari Santos y Jaime Domínguez-Macaya en la firma del convenio de ayer.
Jesús Mari Santos y Jaime Domínguez-Macaya en la firma del convenio de ayer. / JUANFER
  • El acto se llevó a cabo ayer en la sede de la Mancomunidad de San Markos y los primeros contenedores llegarán en dos semanas

El alcalde de la localidad, Jesús Mari Santos, y el presidente de la Mancomunidad de San Markos, Jaime Domínguez-Macaya, firmaron ayer el convenio que provocará el cambio del sistema de recogida de residuos en la localidad en las próximas fechas. Tras la consulta realizada en el municipio, en la que la ciudadanía decidió no continuar con el Puerta a Puerta y llevar a cabo el sistema de recogida por medio del quinto contenedor, y una vez que en julio se decidió que fuera San Markos la encargada de la recogida, ya solo faltaba para la puesta en marcha del nuevo servicio la firma del convenio entre las dos partes. Tras la aprobación del mismo en la sesión plenaria del pasado sábado en Astigarraga y el martes en la junta de la mancomunidad, ayer ya se pudo formalizar una firma que permite ejecutar el cambio de sistema de recogida de residuos.

En las próximas fechas y de manera gradual se llevará a cabo el cambio, tal y como indicó ayer el presidente de San Markos. «Es un cambio complejo y ello hace que se vaya a ir por fases. Lo primero será colocar los contenedores para el papel y cartón, el azul, y el de envases, el amarillo, que se podrán comenzar a utilizar en un plazo máximo de 15 días. Serán contenedores en estos dos casos abiertos». El orgánico se prevé que se instale antes de un mes, «previo a las navidades», y se utilizará un sistema de apertura controlado. En el caso del rechazo pasará un periodo mayor hasta que los contenedores estén en Astigarraga, más o menos cinco meses, utilizándose el sistema de chip. «Habrá que ir estudiando cuántos días a la semana se podrá abrir», indicó Domínguez-Macaya. Lo que sí dejó claro es que las familias que tengán que utilizar pañales podrán abrir el contenedor de rechazo todos los días. El caso del vidrio, aceite, textiles y pilas, seguirá funcionando de una manera similar a la actual.

En la zona rural, en concreto en las sidrerías, «habrá que estudiar cada caso, será más personalizado». Por su parte, los establecimientos comerciales depositarán el papel, envases y vidrio de igual manera que el resto de la ciudadanía, mientras que en orgánico habrá que diferenciar entre los grandes generadores y los menores. En el segundo caso utilizarán los contenedores generales que estarán en la calle y los grandes generadores de orgánico contarán con contenedor propio para esta fracción.

Si algo tienen claro es la intención de mantener los niveles de reciclaje actuales en Astigarraga, «que se sitúan en torno al 70%», indicó el presidente de la mancomunidad. El caso de Astigarraga supone para la San Markos un reto, ya que «es el primer municipio en el que vamos a recoger de manera integral sus residuos», fórmula que esperarán utilizar también en el caso de Lezo, que será el próximo en firmar un convenio con San Markos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate