Diario Vasco

La presión fiscal a las familias descenderá un 6% el año próximo

Los ediles en la sesión de ayer emitiendo su voto y aprobando un punto por unanimidad.
Los ediles en la sesión de ayer emitiendo su voto y aprobando un punto por unanimidad. / JUANFER
  • Las ordenanzas fiscales fueron aprobadas ayer por el Pleno con un apoyo casi unánime por parte de todos los grupos

El Pleno Municipal se reunió ayer con carácter extraordinaria a las 8.30 de la mañana y en una sesión rápida aprobó las ordenanzas fiscales que marcan el cobro de impuestos y tasas municipales para el año próximo. Una de las lecturas que se puede sacar es que la presión fiscal que sufren las familias urnietarras, que se calcula teniendo en cuenta el IBI, agua, basura e impuesto de vehículos, desciende un 6% con respecto a este año. Si la media de 2016 saldría 506,19 el año próximo será de 479,81.

Lo cierto es que no hubo desacuerdo por parte de los distintos grupos políticos en la aprobación de las ordenanzas fiscales, dividiéndose la votación en cuatro bloques distintos, que son los que sufren algún tipo de modificación con respecto a los impuestos que se han cobrado este año. Así, en el impuesto de vehículos todos los grupos votaron a favor, con una bonicación de un 25% para los vehículos con motor eléctrico o híbridos, una del 50% de un solo vehículo turismo de cinco o más plazas cuya titularidad recaiga en algún miembro de familia numerosa. En el impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras sube un 3% el de los locales comerciales como elemento más novedoso, y en agua la cuota fija pasa de 9 a 9,78 y los grandes consumos (sobre todo industriales) de 1 a 1,14. Por último, está el bloque por la prestación de servicios o la realización de actividades municipales, cuya votación a su vez se dividió en dos. En Sarobe los espectáculos de adultos pasan de 4 a 5 euros y en las colonias abiertas aparecen precios no solo para todo un mes, sino también para quincenas o semanas. En el caso de la subida del precio en las entradas de Sarobe, el PSE-EE votó en contra al entender que «no es una forma de incentivar la cultura».

Otro de los asuntos que se puso sobre la mesa fue la tarifa del servicio de taxi, que viene marcado desde el servicio de Buruntzaldea y sobre el que el consistorio no decide, solo ratifica una decisión ya adoptada.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate