Diario Vasco

Jokin Lizeaga será reconocido como Urnietar Prestu en fiestas

Jokin Lizeaga cuenta con un palmarés espectacular en las carreras de montaña.
Jokin Lizeaga cuenta con un palmarés espectacular en las carreras de montaña.
  • Iñistorra Euskaltzaleen Biltzarra ha valorado de forma especial su trayectoria deportiva y su estrecha relación con la naturaleza

Este año el galardón Urnietar Prestu 2016 ha recaído en Jokin Lizeaga Mitxelena, corredor de montaña y profesor, quien en su breve recorrido deportivo de 10 años ha obtenido un singular palmarés y un reconocimiento deportivo muy notable por su trayectoria tanto en el País Vasco como a nivel internacional. En la actualidad son muy pocos quienes en la disciplina de las carreras de montaña se hallen en el escenario internacional al nivel del corredor urnietarra. También es muy conocida en el municipio la actividad que desarrolla desde la asociación de montaña Zanpatuz, asociación que él fundara y que dirige, y desde la que los urnietarras, tanto jóvenes como adultos, tienen la oportunidad de tomar contacto con la montaña y conocer la naturaleza que les rodea, tanto la de Euskadi como la de otras latitudes. El fallo fue resuelto por Iñistorra Euskaltzaleen Biltzarra de Urnieta en su reunión del pasado 13 de julio.

Nació en Urnieta en 1979, hijo de Martín Lizeaga y Maritxu Mitxelena. Tras realizar sus estudios de educación general en las escuelas Azkorte de Urnieta y el bachillerato en el Instituto Agustín Iturriaga de Hernani, se licenció en educación física en el IVEF de Vitoria en 2002. En la actualidad es profesor de educación física en el Instituto de Lekarotz (Navarra).

Sus inicios en la actividad deportiva fueron, no obstante, sobre la bicicleta y no como corredor de montaña, dado que a la edad de 20 años fichó por el equipo Cafés Aitona, en el que permaneció durante cinco años. La necesidad de dedicar más tiempo a sus estudios le obligaron a abandonar la intensa disciplina del equipo y la propia actividad ciclista. La montaña le atrajo siempre, y tras asistir a una carrera de montaña en la que participaba su amigo Mikel Lejarreta, se decidió a practicar dicha disciplina. Corría el año 2007. Desde entonces su trayectoria ha sido tan notable como espectacular.

Hallándose de vacaciones en Huesca participó en la carrera Boca del Infierno que se organiza en la Selva de Oza e inesperadamente quedó segundo. Dicha clasificación, la relación que se mantiene en las carreras de montaña con la naturaleza y el hecho de ser un deporte en el que se requiere un gran esfuerzo le animaron a continuar por la senda iniciada y durante estos últimos años la progresión realizada ha sido espectacular: ha participado en más de cien pruebas y ya desde el año 2008 fue convocado por la Selección Vasca para participar en la Copa del Mundo. Desde entonces ha sido convocado en cinco ocasiones. Dicha convocatoria le obligaba a participar en cinco o seis pruebas puntuables y, así, el urnietarra ha quedado clasificado en cuatro años entre los 8 primeros corredores del mundo.

Entre las carreras de montaña en las que ha sido vencedor destacan ahora tres: la maratón de montaña de Chaverton en Italia en 2009 (montes Dolomitas); en 2011, la carrera de montaña de Montcalm en Andorra y, también en Andorra, en 2015, la maratón de alta montaña llamada Els 2900, de 70 kms, que ganó en 14 horas y 45 minutos. Son datos destacables que subrayan la dureza de este deporte. Acercándonos un poco a casa, ha participado en seis ocaciones en la renombrada maratón de Zegama y en sus últimas participaciones ha sido el primer vasco clasificado. Ya en Urnieta, ha participado en tres ocasiones en la carrera del monte Adarra, ganándola en dos ocasiones. Son resultados más que destacables en una trayectoria de nueve años, y en alguna ocasión le han hecho plantearse si merece la pena el altísimo esfuerzo y el muchísimo tiempo que ha de dedicar para mantenerse en los mismos. Lizeaga tiene muy claro que es la estrecha relación con el medio natural lo que le atrae de las carreras de montaña, relación de la que disfruta desde su juventud.

Padre de una niña y un niño, Jokin y su mujer, Ainhoa, esperan ya la llegada de la tercera o del tercero. Precisamente el deseo de que las nuevas generaciones pudieran conocer la montaña y la naturaleza le empujó a crear en Urnieta la asociación Zanpatuz, que durante los últimos años ha organizado excursiones y ascensiones de montaña con jóvenes y adultos. Esta afición de Jokin por la montaña tiene un origen familiar, pero fue inculcada también de forma concluyente por quien fuera párroco de Urnieta, Iñaki Arantzadi, fallecido no hace demasiadas fechas, quien organizó hace años diversas excursiones montañeras y de entre ellas Lizeaga tiene un especial recuerdo de las hechas junto a Iñaki al Pirineo.