La historiadora Rosa Ayerbe habló sobre el cambio de Andoain, de tierra a villazgo

Mª Rosa Ayerbe en la charla, junto a Marta Trutxuelo, del Archivo Municipal, y la alcaldesa. /
Mª Rosa Ayerbe en la charla, junto a Marta Trutxuelo, del Archivo Municipal, y la alcaldesa.

Ofreció una charla en la que explicó la desanexión de la villa de Tolosa en 1615 y los cambios a nivel de Gipuzkoa

MARIVI OLANO

La historiadora Mª Rosa Ayerbe ofrecía la semana pasada la primera de las dos charlas sobre la historia local que se organizan dentro del programa del 400 aniversario de Andoain.

Doctora en Historia, Ayerbe habló sobre la transformación de Andoain, de tierra a villazgo, y explicó la 'Gipuzkoa' en la que se produce esta desanexión, constituida por 25 villas medievales o 'Villas Mayores', fundadas entre 1180 (San Sebastián) y 1383 (Santa Cruz de Cestona y Villarreal de Urrechua), a dos fueros diferentes, el de Jaca y el de Logroño.

En su conferencia recordó que las villas se constituyeron en poblaciones privilegiadas y amuralladas en contraste con las poblaciones de la Tierra Llana. «Los fueros suponían una revolución hondísima en la organización social de la época pues, además de declarar francos e ingenuos a los pobladores, prohibían el uso de la fuerza y malos fueros, y contemplaban una serie de garantías y privilegios tales como garantías procesales, la inviolabilidad del domicilio, la libertad para adquirir bienes o la facultad de elegir alcalde...»

Junto a las 25 villas que se fundan a lo largo de dos siglos, señaló que existían pequeños núcleos de población que conformaban la llamada Tierra Llana, y que se conocian como 'universidades', 'anteiglesias', 'colaciones' y más tarde 'aldeas', que no gozaban del derecho privilegiado de las villas.

Exención de las nuevas villas

Ayerbe explicó que, pese a la abierta oposición de las villas de Tolosa, Segura y Villafranca especialmente, «y del apoyo de sus valedores en la Corte, el 26 de enero de 1615 Andoain (con aprobación de Felipe III en Madrid, 4 de febrero de 1615), conseguía el reconocimiento de villazgo juntamente con Abalcisketa, Albistur, Alegia, Alzo, Alzaga, Amasa, Amezqueta, Anoeta, Arama, Astigarreta, Ataun, Baliarrain, Beasain, Berastegui, Cegama, Cerain, Cizurkil, Elduayen, Gainza, Gudugarreta, Idiazabal, Ikaztegieta, Isasondo, Legorreta, Mutiloa, Orendain, Ormaiztegui y Zaldivia, obligándose sus vecinos al pago de 25 ducados por vecino al Rey».

La exención de estas villas de sus cabezas de jurisdicción supuso «el logro pleno de su libertad de autogobierno municipal, sujección directa a la jurisdicción del Corregidor y participación por sí mismas en el gobierno provincial, incorporándose como repúblicas privilegiadas en sus Juntas», explicaba Ayerbe.

La historiadora recordó que Martín de Isturizaga fue el primer alcalde libremente elegido y nombrado y que éste, junto a San Juan de Allurralde, representaron a Andoain en la Junta General de Elgoibar celebrada el 2 de mayo de 1615. Añadió que el efecto dominó de las exenciones llevó a otras aldeas a pedir la segregación. Este fue el caso de Sorabilla, segregada de la Alcaldía Mayor de Aiztondo en 1661, y en la época actual de Lasarte-Oria, segregada de Andoain, Urnieta, Hernani y San Sebastián en 1986.

Las claves de Andoain

Esta tarde (19.00 horas), el andoaindarra José Antonio Rodríguez Ranz, doctor en Historia, será el ponente de la charla 'Andoain garaikidea. Hamar hitz, hamar zenbaki', en la que expondrá las claves para entender el Andoain de hoy en día. La charla se ofrecerá en el salón de actos de Bastero, en euskera. Se contará con servicio de traducción.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos