El Mirandés pone a prueba al Real Unión post Asier Santana

En los momentos complicados son los capitanes los que deben dar un paso al frente. /  F. DE LA HERA
En los momentos complicados son los capitanes los que deben dar un paso al frente. / F. DE LA HERA

La secretaría técnica estuvo reunida ayer con José Luis Ribera para incorporarlo como nuevo entrenador unionista El líder del grupo visita el Stadium Gal esta tarde a partir de las cinco

BORJA OLAZABAL IRUN.

Hasta que el nuevo entrenador no se ponga al mando de las operaciones no se podrá decir eso de que ha comenzado una nueva etapa en el Real Unión, pero lo que es seguro es que una ha finalizado y que estamos al alba de la siguiente. Por el momento, con Iñaki Goikoetxea sentado en el banquillo para el partido de esta tarde en el Stadium Gal, aunque con José Luis Ribera viendo el choque desde el palco. Y es que el de Azkoitia es el elegido por la secretaría técnica para darle el relevo a Asier Santana como entrenador del cuadro txuribeltz. El lunes dirigirá su primera sesión.

Así es como va a afrontar el equipo el choque de hoy, a partir de las cinco, contra el bloque más potente del grupo segundo, el Mirandés. Los burgaleses son los líderes con 36 puntos, han ganado once encuentros, empatado tres y solo han perdido dos. No parece el mejor momento para jugar contra ellos, pero esto es lo que ha deparado el calendario para este momento de los unionistas y así habrá que afrontarlo.

Al margen de todo lo que rodea a la plantilla txuribeltz, el mayor problema es todo lo que se ha visto sobre el terreno de juego en las últimas semanas de competición. El Real Unión ha ganado un solo partido en las ocho últimas jornadas y acumula cuatro partidos seguidos sin sumar de tres en tres. Las derrotas ante la Real Sociedad B, el Leioa y el Gernika y el empate contra el Arenas de Getxo acabaron por sentenciar a Asier Santana.

Tras estos resultados, los de Irun se han alejado mucho de unos puestos de play-off que los marca el Burgos con veintiocho puntos. El Real Unión es decimosegundo con veinte, es decir, está a ocho de la zona de privilegio.

Al menos, mirar hacia atrás sigue sin dar miedo. Y es que el puesto de promoción de descenso, en manos del Lealtad, y el descenso directo, ocupado por Osasuna Promesas, están a seis puntos.

Con lo justo

Por si con la destitución del entrenador y la mala racha no fuera suficiente, los unionistas van a tener que afrontar el partido contra el Mirandés con lo justo por culpa de las lesiones.

Arriaga, Martins, Urkizu, Llamas y Orbegozo no van a poder jugar, mientras que El Haddadi es seria duda. Estas cinco o seis ausencias dejan a Eneko Romo y a Iñaki Goikoetxea sin mucho margen para confeccionar un once titular y les podría obligar a tirar del filial para completar la convocatoria si entre ayer y hoy no se recupera ninguno.

Y es que solo habría catorce jugadores disponibles para jugar contra el líder, entre ellos, dos porteros. Es decir, solo doce jugadores de campo. Visto lo visto hasta el momento, el once solo podría estar formado por Otaño o Sequeira en portería; Estrada, Aimar, Esnaola y Gayoso en defensa; Ekhi, Rodellar, Mikel Alonso o Juan Domínguez en el centro del campo; y Capelete, Galán, Hernáez o Letamendia arriba.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos