San Miguel sale de viaje por Navarra

os fieles acompañaron a pie al Arcángel San Miguel durante el trayecto que realizaron entre el santuario y Baraibar. /J. Karlos Zubieta
os fieles acompañaron a pie al Arcángel San Miguel durante el trayecto que realizaron entre el santuario y Baraibar. / J. Karlos Zubieta

El Arcángel de Aralar abandonó el santuario rodeado de sus fieles

ELISA BELAUNTZARAN

Más de ochenta fieles han esperado a la imagen de San Miguel junto a las escaleras del santuario de Aralar. Han sido testigos de la salida de su refugio con el objetivo de emprender viaje por toda Navarra. El Arcángel, en Domingo de Resurrección, ha comenzado su andadura por casi trescientas parroquias, centros o el propio Parlamento navarro.

Lo ha hecho con frío pero sin lluvia, algo que Mikel Garziandia, capellán del santuario, ha tenido muy claro ante las previsiones de mal tiempo que se anunciaban. «Le pediremos a San Miguel buen tiempo» y cumplió. La lluvia no ha hecho acto de presencia.

Algo que los amigos del Arcángel han agradecido a lo largo del trayecto que debían realizar entre el santuario y Baraibar. Unos nueve kilómetros de marcha que ha comenzado en torno a las 16.30 horas. Su destino, Baraibar, se encontraba a unas dos horas y media y lo han realizado a pie. Es el único tramo que se realiza a la vieja usanza porque los tiempos han cambiado y la imagen de San Miguel y su séquito también se han adaptado. Antes, como recordaban los fieles, «se llevaba la imagen pueblo por pueblo en un carro hasta que comenzaron aquellos antiguos coches».

El terreno se encontraba resbaladizo. A las abundantes nevadas caídas este invierno, de las que todavía quedaban algunos restos en los neveros, hay que sumar las largas jornadas de lluvia que se han registrado los meses de invierno. A pesar de todo, los fieles han cumplido con la tradición y han llegado a Baraibar en el tiempo previsto.

En la bonita localidad ha pernoctado la imagen. Antes de visitar al resto de los vecinos del valle de Larraun se procederá a realizar el importante ritual de bendecir los campos. En este caso, se orienta sucesivamente la imagen del Arcángel hacia los cuatro puntos cardinales, recitándose en cada uno de ellos versículos de los cuatro evangelistas.

La fe ha hecho que esta antiquísima tradición se mantenga e incluso los últimos años haya recuperado a un buen número de fieles en la salida. Don Jesús Sótil, capellán auxiliar de Aralar, será quien acompañe a San Miguel en su periplo por las localidades navarras. Este año se cumplen 16 años de que el beteluarra viaje con la efigie por su recorrido.

En agosto, San Miguel pisará tierras guipuzcoanas de la mano del club de montaña Aralarko Adiskideak. Será el segundo domingo del mes estival en el que decenas de mendizales se reunirán en la pequeña ermita en la que los padres benedictinos de Lazkao oficiarán la tradicional misa después del encuentro de la imagen del Arcángel y la Cruz de Igaratza, en el límite entre Navarra y Gipuzkoa. Cumpliendo así la tradición de su única visita anual a Gipuzkoa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos