Victoria sanadora antes del parón

El catalán Eduard Nonó, con once goles, fue determinante en la victoria bidasotarra ante el Cangas. /  F. DE LA HERA
El catalán Eduard Nonó, con once goles, fue determinante en la victoria bidasotarra ante el Cangas. / F. DE LA HERA

Los irundarras sumaron su tercer triunfo de la temporada y se colocan en décima posición con seis puntos en su haberEl Bidasoa-Irun, con cuatro bajas, le ganó 29-22 al Cangas en Artaleku

BORJA OLAZABAL IRUN.

Habían quedado para cenar. El plan era claro. Algo de picoteo y tortilla de patatas. Con una docena de huevos iba a ser suficiente, pero justo antes de empezar a cocinar, la caja se cayó y se rompieron seis. Afortunadamente, dos se pudieron recuperar. ¿Preocupación? Sí, igual no era suficiente. Pero había que cenar con lo que había. Se pusieron los ocho huevos restantes para la tortilla, que quedó riquísima y llegó para todos.

Así fue la cita del sábado en Artaleku para el Bidasoa-Irun. Después de dos derrotas dolorosas en liga y Copa. Después de ver como la enfermería se llenaba de jugadores. Los de amarillo pusieron todo lo que tenían sobre la mesa para sumar dos importantísimos puntos ante el Cangas del Morrazo y los consiguieron. Dos puntos sanadores. Dos puntos que dan tranquilidad antes del parón y moral para afrontar el duro calendario que llega tras esta semana sin partido.

No pudieron jugar ante los gallegos los lesionados Kauldi, Cavero, Salinas ni Azkue (el oriotarra pasó ayer por quirófano). Ledo y Muiña forzaron para estar. El resto lo dio absolutamente todo. Destacó Eduard Nonó, con once goles, que estuvo muy bien acompañado por Leo Renaud, que hizo su mejor partido de la temporada y marcó cinco.

El triunfo ante los gallegos fue solvente, un 29-22 que sirvió para poner dos puntos más en el casillero amarillo. Con seis, los hombres de Jacobo Cuétara se han colocado en décima posición, aunque la tabla está muy apretada en una cada más grande zona media.

Tras la disputa de siete jornadas, el único equipo que se ha descolgado es el Zamora, que solo ha podido sumar un punto. En penúltima posición aparece el Logroño con cuatro, pero los riojanos están a solo dos puntos del octavo, el Huesca. Los oscenses están empatados a seis puntos con el Puente Genil, el Benidorm y el Bidasoa.

Los de amarillo no solo deben mirar hacia abajo, también tienen el derecho de hacerlo hacia arriba porque el tercer puesto, en manos del Granollers, está a solo tres puntos. La igualdad es máxima esta temporada. Sobre todo, si se compara con la anterior. El año pasado, en la séptima jornada, el penúltimo estaba a nueve puntos del tercero. Este, a cinco. Y el Bidasoa, que había sumado un punto menos, cinco, estaba a seis del tercer clasificado.

Tres duros partidos

Este fin de semana no hay liga, pero luego el Bidasoa-Irun deberá afrontar tres duros compromisos. Primero dos seguidos a domicilio, contra el Ciudad Encantada (4º) y el Granollers (3º), para luego recibir al intratable Barça. Casi nada.

Más

Fotos

Vídeos