«Verse encerrados con alambradas después de luchar por la libertad les hizo sufrir terriblemente»

Ramón Villalva, presidente de la asociación Tierra de Memoria y Lucha.
Ramón Villalva, presidente de la asociación Tierra de Memoria y Lucha.

Ramón Villalba, hijo de un vizcaíno y una asturiana que se conocieron en el campo de Gurs, aportó su testimonio en el Amaia

M. J. A. DATA.

Ramón Villalba, presidente de la Asociación Tierra de Memoria y Lucha, dice, en broma, que él está en este mundo «gracias a Gurs», porque sus padres se conocieron en el campo de concentración. Participa en el documental de Askatasunarte y el viernes aportó su testimonio en la presentación de la película.

La de sus padres es una historia dura, enmarcada en un exilio sin retorno. «Estoy muy contento de estar hoy aquí y de ver tanta gente que quiere conocer la historia de Gurs», dijo Ramón dirigiéndose al público del Amaia. «Soy un poco hijo de ese campo, porque mi padre, que venía de Durango, encontró allí a mi madre, que venía de Asturias. Se casaron el 14 de abril del 45 en Oloron y yo nací en el 46. En Gurs, mis padres sufrieron de frío, de barro, de hambre... Ellos, como miles que habían luchado contra el fascismo aquí en España, se vieron encerrados. Al pueblo francés no se le puede acusar, pero sí al gobierno del Frente Popular. Empezó tirando como colillas a los soldados republicanos españoles en las playas y luego construyó 25 campos de concentración en el sur de Francia, donde encerró detrás de alambradas a los que lucharon por la libertad. Verse así les hizo sufrir terriblemente».

Hoy, tantos años después, Ramón Villalba quiere recordar «a todos aquellos hombres y mujeres. Por ley de vida, la mayoría de ellos ha muerto y están enterrados del otro lado de los Pirineos. Es terrible lo que sufrieron. Se sabe que con la dictadura se sufrió mucho más aquí, pero hay que acordarse de esa gente que estaba sólo a unos kilómetros de la frontera y no podía volver o no quería mientras no hubiese república. Yo los conocí y puedo decir que no perdieron los valores, ni el coraje».

Ramón Villalba reiteró su agradecimiento a los autores del documental y al público asistente «por estar aquí y por ayudarnos a sacar del olvido lo que fue el campo de Gurs».

Fotos

Vídeos