Otro tropiezo unionista encendería la alerta roja en el Stadium Gal

Los unionistas no pueden volver a fallar si no quieren que la situación se complique más. /  F. PORTU
Los unionistas no pueden volver a fallar si no quieren que la situación se complique más. / F. PORTU

Los unionistas solo han ganado uno de los siete últimos encuentros y su situación es cada día más complicadaEl Real Unión visita esta tarde al Gernika en Urbieta (17.00 horas)

BORJA OLAZABAL IRUN.

Se suele decir que el fútbol se mueve por rachas, por dinámicas. La racha de un delantero de cara a gol. La racha de un portero dejando su portería vacía. La racha de victorias de un equipo. La racha de derrotas. Dinámicas positivas que facilitan que todo acabe en gol y cualquier partido en triunfo. Dinámicas negativas en las que tus veinte lanzamientos a portería dan en el poste y el único que recibes en contra acaba en gol y derrota.

El Real Unión, que hasta la jornada ocho no atravesaba una buena dinámica de juego pero sí de resultados, ha visto como todo se le ha vuelto en contra. A día de hoy, y tras quince semanas de competición, cualquier racha o dinámica que se analice en el seno unionista es como para echarse a temblar. Una sola victoria en los siete últimos partidos. Un solo partido dejando la portería a cero. Tres encuentros seguidos sin ganar. Catorce goles en contra y solo cinco a favor.

Este es el momento de los unionistas, la afición se ha empezado a cansar y en los dos últimos encuentros en el Stadium Gal mostró su descontento. El principal señalado fue el técnico.

Así es como se presenta el Real Unión al partido de esta tarde en Urbieta contra el Gernika. Los irundarras no paran de recibir palos y necesitan como el comer una victoria que empiece a curar unas heridas que empiezan a ser demasiado grandes. Comenzar la recuperación con un triunfo ante los vizcaínos no estaría nada mal.

Rival en buena forma

Pero sumar los tres puntos que se van a poner en juego no será fácil. El Gernika, al contrario de los de Irun, está en un gran momento y se ha empezado a asomar a la zona alta de la clasificación. El equipo que juega en la hierba artificial de Urbieta ha ganado tres de los últimos cuatro encuentros y cuenta con veintitrés puntos en su casillero.

Al inicio de esta jornada dieciséis los de Bizkaia eran séptimos y estaban a solo dos puntos del cuarto clasificado, el Burgos. Con su buen hacer han conseguido dejar atrás al Real Unión, que tiene veinte puntos y empezó la jornada en decimosegunda posición.

Aunque el mal momento de los unionistas solo permita pensar en volver a ganar cuanto antes, lo cierto es que solo están a cinco puntos de los puestos de play-off. Fijarse en esa zona noble no parece lo más lógico y sí echar un vistazo a lo que viene por detrás.

Tras el empate de la semana pasada en el Stadium Gal contra el Arenas de Getxo, los de Irun se quedaron con seis puntos de renta sobre la promoción de descenso, que la marca Osasuna Promesas, y siete sobre el descenso directo, donde aperece el Vitoria.

Mirando a la enfermería

Asier Santana ha estado mirando durante estos últimos días a la enfermería, por donde han pasado jugadores importantes como Mikel Alonso, Iñaki Urkizu o Ander Gayoso. Los tres serán duda hasta el último momento. El que también tiene muy pocas opciones de jugar, porque lleva lesionado varias semanas, es Sergio Llamas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos