Y tras el Barça, la cosa se pone seria

Kauldi deja atrás a N'Guessam para marcar uno de los siete goles que hizo contra el Barça en Artaleku. /  FOTOS: F. DE LA HERA
Kauldi deja atrás a N'Guessam para marcar uno de los siete goles que hizo contra el Barça en Artaleku. / FOTOS: F. DE LA HERA

El Bidasoa-Irun cumple un tercio de competición por debajo de la puntuación prevista y tendrá que apretar en el final de la primera vuelta

BORJA OLAZABAL IRUN.

Punto y aparte. El Bidasoa-Irun recibió el miércoles en Artaleku al invencible Fútbol Club Barcelona en la décima jornada de la Liga Asobal. Lo hizo para cerrar un tramo del calendario de armas tomar. Y es que el partido contra los catalanes llegó tras las visitas a Cuenca y Granollers.

Contra el Barça pasó lo que tenía que pasar. Lo que casi todo el mundo esperaba. Los bidasotarras cayeron 25-34, por nueve goles, pero dejaron muestras de buen balonmano durante la primera mitad. El choque permitió a la afición disfrutar de un duelo igualado durante los primeros treinta minutos, ver la mejor actuación de Xoan Ledo, que se fue a las once paradas, y soñar con ese imposible que es ganar al equipo que lleva 132 victorias seguidas en la Liga Asobal. Y también ver otra gran actuación de Kauldi Odriozola, que marcó siete goles con siete lanzamientos.

Pero una vez superado el encuentro contra los blaugrana, una vez vistos a algunos de los mejores jugadores del mundo en Artaleku, toca cambiar el chip. Toca hacer punto y aparte para afrontar las cinco últimas jornadas de la primera vuelta, que van a ser vitales para los intereses amarillos.

Amenaza clasificatoria

A falta de los partidos que se van a disputar mañana, el Bidasoa-Irun ocupa la decimosegunda posición con seis puntos. Después de diez partidos, los de Jacobo Cuétara solo han conseguido tres triunfos. Alguno menos de los que esperaba el técnico asturiano y de los que podía haber logrado el Bidasoa visto lo visto en la competición. Pero los irundarras tienen los puntos que tienen y ya no se puede hacer nada para remediarlo, solo queda mirar hacia adelante.

Lo primero es saber cómo va a acabar esta décima jornada. En caso de victorias de Cangas, que recibe al Guadalajara, y Puerto Sagunto, que juega en Benidorm, lo haría con el Bidasoa en puntos de descenso. Lo segundo, hacer borrón y cuenta nueva. A partir de ahora, solo importa lo que viene.

El Bidasoa-Irun va a cerrar la primera vuelta con cinco partidos en los que está obligado a sumar un buen puñado de puntos. Dos de ellos se disputarán en Artaleku, contra el Guadalajara y el Teucro, y tres a domicilio, contra Zamora, Anaitasuna y Puerto Sagunto.

En ocho días llegará el primero de los encuentros, en Zamora ante el colista. Solo vale la victoria para evitar sustos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos