Una tecnología aún en proceso de desarrollo

Tanto en lo que se refiere a los vehículos como en el caso de las herramientas, Esteban Jara quiso incidir en los motivos que, de momento, no les están permitiendo ir más allá. «Ésta es una tecnología que todavía está por desarrollar. Vamos incorporando cosas en la medida en que vemos que van a ser rentables, porque el trabajo hay que seguir haciéndolo de forma eficiente, eso es una prioridad». Es el caso de las cortadoras de césped, que de momento no se sustituyen por eléctricas, «pero lo haremos cuando el mercado esté desarrollado también en eso».

Jara se quiso referir en el mismo sentido a la flota de vehículos, ya que los camiones de mayor tamaño con los que cuenta el Servicio de Jardinería «no los hemos sustituido por eléctricos de momento. La razón es que se trata de vehículos que cargan mucho más peso y en el mercado no hay una oferta en los niveles de potencia necesarios que nos satisfaga», explicó.

La cuestión de la potencia es también la que ha llevado a elegir, en el caso de las camionetas, esos motores híbridos con gas licuado que permiten que el vehículo disponga de mayor potencia cuando sea necesario. La furgoneta, por su parte, es «eléctrica al cien por cien, con una autonomía de 200 kilómetros», apuntó Cristina Laborda. Cuenta con sistemas de carga lenta (enchufe normal y un periodo de unas siete horas) y rápida (en un sistema eléctrico específico y un tiempo de carga de media hora).

Fotos

Vídeos