Servicios de Txingudi mantiene su presupuesto en los 25,8 millones

Asamblea. Representantes de Irun y Hondarribia ayer en Servicios de Txingudi. /  F. DE LA HERA
Asamblea. Representantes de Irun y Hondarribia ayer en Servicios de Txingudi. / F. DE LA HERA

La Asamblea de la Mancomunidad ha aprobado las cuentas de 2018: muy diferentes en la forma, muy similares en el fondo y con tres millones para inversiones

IÑIGO MORONDO IRUN.

Los votos a favor de los representantes de PSE, PNV y PP de Irun y de PNV de Hondarribia sirvieron para aprobar un presupuesto de 25,8 millones para la Mancomunidad de Servicios de Txingudi en 2018. Los grupos irundarras de SPI y EH BHildu y el hondarribitarra Abotsanitz votaron en contra.

No hay mucha variación en la base del presupuesto, aunque si alguien lo consulta cuando se cuelgue en txinzer.com (superado el preceptivo periodo de tramitación administrativa), quizá aprecie profundas diferencias en cómo se organizan los capítulos. Es consecuencia del cambio que ya se aplicó en las facturas y que tiene un motivo puramente administrativo relacionado con GHK, el Consorcio de Residuos de Gipuzkoa. Sólo una cuestión de forma.

El presupuesto prevé un incremento del 1,7% en salarios para aplicar una subida equiparable al IPC mientras que a las inversiones se reservan 3 millones de euros, un 18% menos respecto al año anterior. Esa diferencia, prácticamente al completo, la justifica que la previsión anterior contemplaba la compra de un camión de 400.000 euros a crédito mientras que este año no se pedirá prestado ni un euro. Lo que toca renovar en 2018 son otros vehículos de la recogida selectiva (dos en concreto, que suman 226.750 euros) y varios elementos de limpieza viaria en los que se apostará por lo eléctrico: 4 vehículos de transporte, 10 carros barrenderos y 9 sopladores.

Además, las inversiones de este año contemplan culminar las renovaciones de los depósitos Iparragirre Bajo e Ibaieta; la renovación del saneamiento y la distribución de agua en varias reurbanizaciones en Irun (calle Hondarribia, vial Jaizubia, parque Mendibil) y Hondarribia (calles Santiago y Satarka); la sustitución de los primeros telecontadores que se colocaron en 2007 con una vida útil de 10 años; una actuación (junto con el Ayuntamiento de Irun) para la descontaminación de las balsas de Montero y una larga serie de mejoras en diversas infraestructuras del ciclo integral del agua.

Dispensadores de bolsas

Siempre activo, el representante de Abotsanitz en la Asamblea, Ortzi Alonso, aprovechó la cita para plantear numerosas cuestiones al presidente de la Mancomunidad, José Antonio Santano; al vicepresidente, Txomin Sagarzazu, y a la gerente, Leire Zubitur. Entre los temas que puso sobre la mesa estuvieron los dispensadores automáticos de bolsas orgánicas. «Se han instalado ya en nuestras oficinas de atención al público de la calle Juncal de Irun y en el polideportivo Hondartza de Hondarribia y pronto habrá también en el SAC de Irun», explicó Zubitur. «Al acercar nuestra Irun Txartela o Txingudi Txartela, la máquina entregará las bolsas y dará la fecha en la que se pueden solicitar las siguientes, en un plazo de cinco semanas».

Por otro lado, Alonso criticó que se hayan empezado a colocar papeleras para la recogida separada de envases («de momento en Hondarribia y dentro de poco en Irun, en todos los parques infantiles», detalló Zubitur) en lugar de otras «de cuatro colores en las que separar también orgánico y papel-cartón», reclamó el edil de Abotsantitz.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos