Servicios de Txingudi electrifica también las barredoras mecánicas

Eléctricas. Zubitur, Sagarzazu y Santano con las nuevas máquinas en la sede de Servicios de Txingudi./F. DE LA HERA
Eléctricas. Zubitur, Sagarzazu y Santano con las nuevas máquinas en la sede de Servicios de Txingudi. / F. DE LA HERA

Dos de los cuatro nuevos vehículos tienen motor eléctrico y ahorrarán sustancialmente en emisiones de ruido y de dióxido de carbono

IÑIGO MORONDOIRUN.

Las barredoras mecánicas son unos vehículos provistos de cepillos y una aspiradora que se han convertido en elemento fundamental para los servicios de limpieza viaria de muchos municipios. Los de la comarca del Bidasoa no son una excepción y hace mucho ya que Servicios de Txingudi empezó a formar su flota de barredoras mecánicas para conservar limpias las calles y plazas de Irun y Hondarribia. Actualmente, se utilizan nueve: seis en Irun, dos en Hondarribia y una compartida entre ambas.

«Cuatro de esos vehículos habían superado ya su vida útil y habíamos apreciado que el coste de mantenimiento en ellos se empezaba a disparar», explicó la gerente de Servicios de Txingudi, Leire Zubitur. Lo que ha hecho la Mancomunidad ha sido aprovechar el momento para dar un paso nítido hacia conceptos de movilidad más sostenible y ecológica. Dos de las cuatro nuevas barredoras son 100% eléctricas. «Las diésel cuestan en torno a 100.000 euros; las eléctricas 150.000. Éstas, además, necesitan un cambio de batería a los 6-7 años que tiene un coste de unos 60.000 euros», explicó Zubitur.

Pero no ha sido el precio el motivo de repartir la compra al 50% entre eléctricas y de combustión. «En realidad, la estimación que tenemos es que al final de la vida útil, el gasto será similar. Las barredoras eléctricas tienen un coste de funcionamiento de 2 euros diarios mientras que el gasto en diésel es de 30 litros para la misma jornada de trabajo. Las eléctricas, más allá del cambio de batería, apenas requieren mantenimiento y eso también supone una diferencia muy importante al cabo de los 10 años o más que duran estos vehículos», aclaró. El motivo de repartir la compra «es que podamos comprobar que el servicio que ofrecemos con las eléctricas es tan bueno o mejor que con las diésel». Si eso fuera así, en dos años, cuando se prevé el siguiente horizonte de sustitución de algunas de estas máquinas, se incrementaría la apuesta por lo eléctrico.

Menos ruido
La ficha técnica cifra la reducción en un 30%; la sensación al verla funcionar es de una diferencia aún mayor. En modo desplazamiento apenas emite sonido; en modo trabajo, mucho menos que la diésel.
Menos emisiones
La emisión de gases de efecto invernadero se limita a la producción de la electricidad; es decir, emite casi 22 Tn de CO2 menos al año por vehículo.
Mismo coste
Tiene mayor precio y un 'recargo' a medio plazo por sustitución de batería. Por ahorro de costes de uso y mantenimiento, se equilibra respecto a la diésel en una vida útil de 10 años.

Sostenibilidad y equilibrio

Así ha sido el proceso en el caso de las sopladoras. Las primeras de estas máquinas con motor eléctrico se adquirieron en 2016. «De 16 que tenemos, seis son eléctricas y las otras diez las vamos a sustituir por eléctricas a lo largo de este año porque llega el momento de renovarlas y hemos visto que las eléctricas funcionan muy bien», señaló la gerente.

«A medida que la tecnología lo permita, vamos a tratar de que todo el parque móvil de la Mancomunidad sea eléctrico siempre que el servicio sea viable», explicó el presidente de la misma y alcalde de Irun, José Antonio Santano. Reivindicó la reducción de ruido y de emisión de gases de efecto invernadero e incidió en que «es importante transmitir el mensaje de esta manera porque las cosas cambian cuando se hacen, no porque se hable de hacerlas». El vicepresidente y primer edil de Hondarribia, Txomin Sagarzazu, también destacó los conceptos de «equilibrio y sostenibilidad; queremos incorporar nuevas tecnologías pero siempre que el servicio sea tan bueno o mejor». Recordó que la apuesta por la sostenibilidad es clara en la Mancomunidad «y lo bueno es que las cosas aquí se ven. Estas máquinas que hoy presentamos ya están en las calles».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos