Santano asegura que sin informes ni debate con los grupos no habrá acuerdo en Korrokoitz

Visita al Uranzu. El alcalde, José Antonio Santano, se acercó ayer a comprobar el desarrollo de las obras en el frontón junto a la técnico de Obras, Ana Baena, y la delegada del área, Cristina Laborda./F. DE LA HERA
Visita al Uranzu. El alcalde, José Antonio Santano, se acercó ayer a comprobar el desarrollo de las obras en el frontón junto a la técnico de Obras, Ana Baena, y la delegada del área, Cristina Laborda. / F. DE LA HERA

Recuerda que es el alcalde quien da la aprobación al Plan Especial y se muestra convencido de que «no puede haber mucha discrepancia cuando hablamos de defender el interés general de Irun»

IÑIGO MORONDO

La discrepancia en el seno del Gobierno municipal sobre los avances en el ámbito de Korrokoitz comenzó hace una semana. PNV y PSE, socios de la coalición al frente de la ciudad, han defendido posturas discrepantes a través de sus respectivos portavoces, Xabier Iridoy, delegado de Urbanismo, y Miguel Ángel Páez, delegado de Hacienda. El primero anunció que había un acuerdo para la ordenación del ámbito y ha mantenido su versión aunque el segundo lo desmintió.

Ayer se pronunció el alcalde, José Antonio Santano, y dio la razón a Páez, su compañero de partido. «Pero es que esto no es una cuestión de opinión. No hay informes técnicos sobre la propuesta que hicieron los propietarios y sin ellos no puede haber acuerdo». Fue incluso más allá. Recordó que es su firma la que rubrica la aprobación del Plan Especial y aseguró que antes de que con ella valide cualquier acuerdo, hará falta algo más.

«Si los informes confirman que la propuesta cumple los requisitos seguiremos para adelante, si no, pediremos a la iniciativa privada las modificaciones oportunas desde la lógica defensa del interés general. Ahí no creo que pueda haber muchas discrepancias». Una vez alcanzado el consenso en este punto, «el plan irá a la Comisión de Urbanismo», se comprometió, «habrá un debate y los grupos podrán participar y hacer aportaciones. Es el abc en materia de urbanismo, es lo que se ha hecho siempre en el Ayuntamiento y lo que vamos seguir haciendo». Explicó que «sólo si los informes técnicos confirman que el plan recoge exactamente lo que se había planteado» habrá «un acuerdo con el Gobierno municipal», pero añadió que «un Plan Especial es un compromiso de la ciudad, del Ayuntamiento», por lo que tampoco habrá acuerdo sin el debate previo con el resto de grupos, sin contrastar con ellos el documento.

«Korrokoitz tomó una nueva dimensión a raíz de la inversión pública en la mejora de la Parte Vieja»

Un entorno favorecedor

Estas declaraciones del alcalde se produjeron ante las obras del frontón Uranzu. En los últimos días, se ha derribado la fachada de ladrillo de la calle Juncal y con ella los graderíos lateral y trasero y los vestuarios y almacenes, además de la cubierta y dos de los muros del frontón txiki. «Muchísima gente me ha hecho llegar mensajes estos días. El viejo y querido frontón es parte de la historia de Irun, de su balonmano, de su pelota, de su Parte Vieja. Lo estamos derribando para que renazca». De hecho, en los próximos días, además de clasificar el material del derribo, se procederá con la cimentación del futuro acceso a la instalación, desde el parque de la Sargía.

El alcalde enmarcó la actuación dentro de «un proceso de revitalización de la Parte Vieja que se inició con la reforma de la plaza Urdanibia y ha seguido con la cuesta San Marcial y que tuvo su antecedente en las inversiones que hicimos en la plaza de San Juan». Estimó Santano que en obra terminada «se han invertido más de 20 millones en ocho años que llegarán a 25 cuando se acabe la reforma del frontón».

«Realmente el Plan Especial de Korrokoitz tomó una nueva dimensión a raíz de todos estos cambios en el entorno», aseguró el primer edil. «En 2016 hubo una reunión con los propietarios para relanzar el ámbito en la que yo participé. Desde el Ayuntamiento habíamos empezado a trabajar en una modificación del Plan Especial y fueron los propietarios quienes nos mostraron interés en encargarse ellos así que se lo pasamos».

Santano recordó que el desarrollo de este ámbito viene de muy atrás y «ha tenido siempre complejidad, muchas dificultades: la viabilidad económica, los realojos, el tamaño de las viviendas, algunas infraestructuras potentes como el canal», que afectaban a las cargas urbanísticas... Se dieron algunos pasos a comienzos del milenio «pero con la crisis, como en tantos otros proyectos, la iniciativa privada decidió esperar porque no veía viabilidad».

Toda vez que ahora los propietarios han presentado su propuesta «el pasado 30 de diciembre, las cosas están en su sitio. Pero no hay que precipitarse. Los técnicos tienen que analizar la propuesta y sólo después se pueden tomar decisiones. Calma y tranquilidad», pidió.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos