Un refuerzo por Navidad

Los jugadores del conjunto irundarra han tenido más lágrimas que risas en el final del 2017. / F. DE LA HERA
Los jugadores del conjunto irundarra han tenido más lágrimas que risas en el final del 2017. / F. DE LA HERA

Los unionistas volvieron el martes a los entrenamientos para preparar el choque contra la Peña Sport

BORJA OLAZABAL IRUN.

Con el inicio del 2018 se abrirá el mercado de invierno, en el que el Real Unión quiere encontrar algún refuerzo para su primera plantilla. La mala racha del equipo, que provocó el cambio de entrenador, ha generado algunas dudas y la dirección deportiva del equipo ha tomado la decisión de meter más madera en la maquina unionista.

Sin querer desvelar las posiciones que se quieren reforzar, desde el club se confirma que se está buscando un jugador de nivel, que pueda aportar desde su llegada y que mejore lo que hay en la plantilla. Además, el futbolista llegaría fichado, no en condición de cedido.

En el Real Unión solo queda una ficha libre, por lo que si llega más de un jugador, que no está descartado, al menos uno de ellos debería ser sub23. En el caso de poder acceder a una segunda incorporación, sí se buscaría una cesión.

Uno de los nombres que hace unas semanas salió a la palestra fue el de Javier Garrido, que lleva desde verano entrenando con el equipo.

El irundarra y el propio club ven con buenos ojos la opción de fichar, pero esta no es una opción prioritaria porque el jugador estaría buscando acomodo en algún equipo de categoría superior. Y es que hay que recordar que Garrido jugó el año pasado en la Primera División chipriota y hace dos temporadas militó en Las Palmas, en La Liga.

A día de hoy, José Luis Ribera solo cuenta con diecinueve jugadores de la primera plantilla, además del canterano Letamendia. El plantel es, sin lugar a dudas, muy corto. En las últimas jornadas no se ha llegado ni a completar la convocatoria de dieciocho jugadores por culpa de las lesiones. La necesidad de fichar a uno o dos futbolistas en el mercado invernal es total.

Vuelta al trabajo

Los jugadores del Real Unión se marcharon de vacaciones tras el partido contra el Racing de Santander en el Stadium Gal, que tuvo lugar el pasado 17 de diciembre. Tras casi dos semanas de descanso, los unionistas volvieron el martes al trabajo para empezar a preparar la vuelta a la competición.

El parón navideño ha coincidido con el final y comienzo de la primera y segunda vuelta. Los hombres de José Luis Ribera llegaron al ecuador de la competición perdiendo 1-3 contra los cántabros y retomarán la competición el fin de semana de reyes con el inicio de la segunda mitad de campeonato.

Teniendo en cuenta cómo acabó el equipo, el primer mes que deberá afrontar el Real Unión se antoja vital en lo que a resultados se refiere. Y es que los de Irun, tras encadenar siete jornadas sin ganar, cayeron a la decimosexta posición, la de promoción de descenso. Al menos, los irundarras tienen veinte puntos y cuentan con seis de renta sobre el descenso directo. Además, se medirá a rivales directos en las próximas jornadas.

El cuadro txuribeltz recibirá en el primer partido de la segunda vuelta a la Peña Sport, que es penúltima con trece puntos. Luego tocará visitar al Izarra, que es decimotercero con veintiún puntos, jugar contra el Bilbao Athletic en Gal y visitar al Vitoria, decimoquinto con veinte puntos. Es decir, en las cuatro próximas jornadas, el Real Unión jugará contra tres equipos que, a día de hoy, son de su liga.

En la primera vuelta, en este mismo tramo de la competición, los de Irun ganaron tres partidos y perdieron uno. Nada que no se parezca a estos resultados será suficiente para salir del agujero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos