Reconocimiento al esfuerzo empresarial

Protagonistas. Aritz Lekuona (Ekonek), Juan Alós (Alcad), Markel Olano, Ainhoa Aizpuru, Aizpea Babaze y Fernando Ribera (Bianditz)./F. DE LA HERA
Protagonistas. Aritz Lekuona (Ekonek), Juan Alós (Alcad), Markel Olano, Ainhoa Aizpuru, Aizpea Babaze y Fernando Ribera (Bianditz). / F. DE LA HERA

El departamento foral de Promoción Económica presentó en Irun la iniciativa Gipuzkoan Eginak. La Diputación destaca, a través de una serie de audiovisuales, la capacidad y el esfuerzo de los guipuzcoanos que han apostado por crear y renovar la industria

MARÍA JOSÉ ATIENZAIRUN.

El departamento de Promoción Económica de la Diputación Foral de Gipuzkoa presentó el pasado miércoles, en Palmera Montero Gunea, la iniciativa Gipuzkoan Eginak, una serie de audiovisuales sobre el pasado, presente y futuro de la industria del territorio, que pretenden destacar la capacidad, el esfuerzo y la apuesta por el conocimiento que la sociedad guipuzcoana ha realizado generación tras generación.

El diputado general, Markel Olano y la diputada de Promoción Económica, Ainhoa Aizpuru estuvieron presentes en el acto, al que también asistieron el delegado de Desarrollo Económico del Ayuntamiento de Irun, Miguel Ángel Páez y varios miembros de la Corporación municipal, además de representantes del mundo de la empresa y de distintas asociaciones y entidades de la comarca. En primera fila se encontraban, además, los protagonistas del audiovisual de Gipuzkoan Eginak, dedicado a Irun y correspondiente al cuarto capítulo de la serie.

Son los establecimientos que conforman el tejido empresarial de Irun
Por rama de actividad, el sector servicios cuenta con 4.200 establecimientos (77%), la construcción, con 817 empresas (15%) y la industria dispone de 335 empresas (6%). Por último, la agricultura, ganadería y pesca suman el 2% de los establecimientos empresariales del municipio.
Son los establecimientos industriales repartidos por el municipio de Irun
La mayoría, un total de 87, se dedican a la fabricación de productos metálicos (excepto maquinaria y equipo). Le siguen la industria de la alimentación, bebidas y tabaco (33 establecimientos); la industria textil, confección de prendas de vestir e industria del cuero y del calzado (25); la fabricación de productos de caucho y plásticos (24); la reparación e instalación de maquinaria y equipo (23); la fabricación de maquinaria y equipo (16) ; la industria de la madera y el corcho, excepto muebles (15) y la fabricación de material de transporte (12).

El documental realiza un interesante recorrido por hechos históricos de la ciudad y marcas emblemáticas que han vertebrado su evolución económica. Destaca su estratégica situación fronteriza, así como la transformación que tuvo que afrontar su tejido económico tras la desaparición de las aduanas. Pero también mira al futuro, a través de empresas que siguen apostando por generar empleo en la localidad.

En 'Sancheski'

De la mano de la joven Aizpea Babaze, que no por casualidad se mueve por Irun sobre un skate 'Sancheski', el audiovisual visita varias empresas instaladas en la ciudad. Éstas son Ekonek, una firma creada en 2009, dedicada a la búsqueda de nuevos productos de valor comercial mediante la aplicación de tecnologías de secado de desarrollo propio; Talleres Bianditz, empresa que fabrica todo tipo de herramientas desde 1965; y Alcad, nacida en 1988 y líder en el diseño, fabricación y comercialización de productos y soluciones innovadoras de telecomunicaciones.

«A lo largo de los últimos años, se han dado cambios muy profundos en todos los ámbitos de la sociedad y la industria no ha sido ninguna excepción», señaló Ainhoa Aizpuru. «Nuestro tejido empresarial está en la necesidad de hacer frente a los retos que plantea el futuro. Gipuzkoa cuenta con ejemplos de muchas empresas que, en un contexto de crisis global, han apostado por la innovación y la internacionalización. Son hombres y mujeres que merecen un reconocimiento público al esfuerzo realizado. Queremos visualizar su trabajo, a través de Gipuzkoan Eginak».

En el audiovisual dedicado a Irun, Fernando Ribera (Bianditz), Aritz Lekuona (Ekonek) y Juan Alós (Alcad) encarnan esos ejemplos de esfuerzo e innovación que Gipuzkoan Eginak quiere destacar.

El más veterano, Fernando Ribera, presidente del Consejo de Administración de Bianditz y «feliz jubilado» recordó la época del nacimiento de su empresa, en 1965, en un local de la calle Santiago, «cuando no existía un planteamiento industrial en Irun. No había sitios específicos para colocar industrias y cada uno se buscaba la vida como podía».

Cinco décadas después, Ribera afirma que Irun «es un sitio bueno» para la industria. «Tenemos una situación transfronteriza idónea, unas plataformas logísticas importantísimas y se siguen creando industrialdeas para que la gente tenga oportunidades de poder emprender».

Aritz Lekuona (Ekonek) defendió la necesidad «de apoyar a la gente que tiene ideas locas, atrevidas, pero que son buenas ideas para la creación de empresas. Hay gente de esa en Irun y que hacerles caso».

Juan Alós, director de marketing de Alcad, valenciano con cinco años de residencia en Irun «una pasarela interesante para instalar una empresa», dijo, aportó su visión interna y externa. «Somos una zona muy 'de producto', mientras que Valencia es una zona muy 'de comunicación'. Quizá por su pasado fenicio, comunica muy bien aunque el producto no sea el mejor del mundo. Aquí, nos pasa lo contrario. Tenemos unos productos de primer nivel, de una calidad excepcional y si fuéramos capaces de comunicarlos bien, seríamos la bomba».

El diputado general, Markel Olano, cerró el acto recordando que «cuando iniciamos la legislatura, todavía estábamos saliendo de la crisis y en Irun ocurrió un pequeño milagro. Una multinacional americana, Emerson, decidió instalar en Zaisa su delegación para toda la península. Un periodista nos preguntó: «¿Cómo habéis conseguido traer aquí esta empresa?» El responsable de Emerson contestó: «Hemos venido porque aquí hay un ecosistema industrial muy atractivo para una empresa como la nuestra. A veces, no somos capaces de apreciar nuestro propio valor desde el punto de vista industrial. Vivimos tiempos de transformación permanente y debemos tener fe en nuestro modelo y mantener el impulso para ir renovando nuestras empresas. Es importante apostar por la gente impulsa nuevas ideas. La vocación de emprendizaje es un valor que tenemos que defender y reivindicar».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos