El Real Unión sale derrotado en el primer amistoso de la pretemporada

Mikel Alonso disputó el primer tiempo ante el Eibar. /  ARIZMENDI
Mikel Alonso disputó el primer tiempo ante el Eibar. / ARIZMENDI

Gayoso, El Haddadi y Orbegozo, con gol, debutaron con nota en el conjunto txuribeltzLos irundarras anotaron el gol del honor contra el Eibar en la recta final

EDU PRIETO IRUN.

Poco o nada importa el resultado en los encuentros de pretemporada. Los equipos llegan cansados de las exigentes primeras sesiones del año y los entrenadores se centran más en repartir minutos, hacer experimentos y en intentar que los partidos finalicen sin lesiones. El Real Unión se plantó el lunes en Zarautz con una semana de trabajo y un día muy caluroso -más de 30 grados- que no ayudó demasiado a los jugadores que saltaron de inicio en Asti.

Santana presentó un once muy reconocible ante el Eibar, que se impuso por 3-1. Con Otaño en portería, la defensa estuvo formada por el canterano Igor en el lateral derecho, Azkoiti y Sagastibeltza como pareja de centrales y el debutante Gayoso en el flanco izquierdo. Rodellar, Alonso y Domínguez formaron en la sala de máquinas con Capelete y otro de los nuevos, El Haddadi, en las bandas. El hombre más adelantado fue Galán.

El Eibar tardó 13 minutos en hacer el primero de la tarde. Un balón mal controlado por la defensa txuribeltz dejaba a Sergi Enrich solo ante Otaño y el atacante armero no desaprovechó la ocasión. No iba a tener muchas más el conjunto de Mendilibar en los primeros 45 minutos. En el Unión, las mejores iban a nacer de las botas de Mario Capelete. A punto de cumplirse el 25, Gálvez estaba cerca de introducir en propia meta un buen centro del extremo. Antes del descanso, con Dmitrovic a media salida, la vaselina del zurdo se marchaba ligeramente por encima de la portería.

En la segunda mitad, con el carrusel de cambios típico de los primeros test del verano, el Eibar acrecentó su dominio y a los de Santana les costó más salir a campo contrario. Kike García y Nano, los dos a placer, ponían el 3-0 cuando todavía quedaban casi treinta minutos por disputarse.

Un poco antes, tras la reanudación, El Haddadi daba el susto. El jugador proveniente de la Real Sociedad notaba algo en una de las primeras carreras y se retiraba por precaución. El extremo comenzó algo tímido el choque, pero tuvo tiempo de demostrar la velocidad y el desborde que se le presuponen. Letamendia fue su sustituto en una segunda parte en la que también saltaron al terreno de juego Orbegozo, Martins, Arriaga, Martín, Urkizu, Esnaola, Artetxe, Ekhi y Olaciregi.

Debut con gol

El sábado se incorporaba a los entrenamientos Mikel Orbegozo y dos días después conseguía su primer tanto con la camiseta del Real Unión. El azpeitiarra disputó la segunda mitad ante el Eibar y materializó la única ocasión que tuvo, casi al final. Arriaga filtraba un balón entre los centrales y el nuevo atacante txuribeltz cruzaba la pelota ante la salida de Areitio para subir el 3-1 al marcador. Tras el partido apuntó que «para un delantero siempre está bien empezar marcando pero los goles hay que anotarlos en liga. Ahora es momento de apretar para coger el tono físico lo antes posible».

El delantero se mostraba muy contento con su nueva aventura en Irun. «Hacía tiempo que quería venir al Real Unión y este año han confiado en mí para reforzar el equipo. Ahora es el turno de devolver en el campo la confianza que han depositado en mí».

El jugador procedente del C.D. Ebro está encantado con el recibimiento del vestuario. «Conocía a todos los jugadores a excepción de los del filial . He coincidido con ellos en Zubieta, los he tenido como rivales y me han acogido muy bien». Orbegozo tampoco es un desconocido para Asier Santana, con el que coincidió tres años en la Real. «Me conoce de sobra», contaba el goleador.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos