El Real Unión afronta un duro tramo del calendario para cerrar el curso

El derbi contra el Sanse acabó con el 0-0 en el marcador. /  F. DE LA HERA
El derbi contra el Sanse acabó con el 0-0 en el marcador. / F. DE LA HERA

En la primera vuelta los irundarras perdieron cinco encuentros y empataron uno de los seis últimosEl próximo partido será el sábado por la tarde en Leioa

BORJA OLAZABAL IRUN.

El fútbol, afortunadamente, no es una ciencia exacta. Un partido, con los mismos equipos, los mismos jugadores, el mismo terreno de juego y las mismas condiciones climatológicas, puede ser totalmente diferente jugado un día después. El Real Unión necesita de esta volatilidad del fútbol. Y es que si en lo que queda de campeonato, seis partidos, pasa lo mismo que sucedió en las seis últimas jornadas de la primera vuelta, el cuadro irundarra tendría que disputar la promoción de descenso a Tercera División.

La parte baja de la clasificación está caliente y los txuribeltz no han conseguido, todavía, los puntos necesarios para evitar cualquier tipo de susto en las próximas semanas. El Real Unión ha sumado, después de tres semanas de competición, 37 puntos. Por detrás están el Vitoria y el Izarra, los dos con 32. Los navarros son los que ocupan el puesto de promoción. Por suerte, al descenso directo no hace falta mirar porque lo marca la Peña Sport con 25 puntos, muy lejos de los unionistas.

El pequeño alivio que supone no tener en cuenta a los de Tafalla no permite ningún tipo de relajación, ya que el calendario que deberá afrontar el Real Unión en estas seis últimas semanas de campeonato es de los que asusta. Y, por contra, el Vitoria y el Izarra lo tienen bastante más fácil.

Un punto de dieciocho

No hay más que mirar a lo que pasó en la primera vuelta para que uno se percate de lo complicado que lo va a tener el equipo de Irun. Los unionistas, de los dieciocho puntos que se pusieron en juego antes de llegar al ecuador de la competición, solo sumaron uno. Cinco derrotas y un solo empate tras jugar contra el Leioa, el Arenas de Getxo, el Gernika, el Mirandés, el Sporting B y el Racing de Santander.

Y en esta segunda vuelta, sumar va a ser más complicado por diferentes razones. Para empezar, el Real Unión jugará cuatro de estos seis partidos como visitante, contra Leioa, Arenas, Mirandés y Racing, y solo dos en Gal, contra el Gernika y el Sporting B. Además, cuatro de estos equipos están clasificados entre los cinco primeros y luchando por acabar en la zona de play-off.

El Vitoria y el Izarra, por su parte, además de haber conseguido ocho puntos en las seis últimas jornadas de la primera vuelta, tienen un calendario mucho más asequible. Los dos van a jugar, por ejemplo, contra Osasuna B, Lealtad y Caudal, que están prácticamente descendidos, o contra equipos de la zona media que tienen pocas opciones de llegar a las posiciones con premio.

Si la historia de la primera vuelta se repite, el Real Unión acabaría por detrás de Vitoria e Izarra y debería pelear a cara o cruz por no bajar. Para que esto no sucede, al equipo le urge ganar, empezando por el partido del sábado en Sarriena contra el Leioa.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos