REAL UNIÓN (D.S.)

BORJA OLAZABALPOR EL PASEO COLÓN

La historia de la humanidad, al menos la que nos toca más de cerca, ha estado siempre dividida en dos grandes tiempos: A.C. (antes de Cristo) y D.C. (después de Cristo). La historia del Real Unión, al menos para el que les escribe, también tiene su frontera histórica. A.S. (antes de Segunda) y D.S. (después de Segunda).

El Real Unión (A.S.) fue maravilloso. Con aquel ascenso de Tercera a Segunda División B la temporada 98/99. Con aquel crecimiento imparable que llevó al equipo ha disputar cuatro play-offs en aquellos mágicos años impares. Tropiezo en el 2003, tropiezo en el 2005, tropiezo en el 2007 y ascenso a Segunda División en el 2009. Y, sin que a nadie se le olvide (aunque seguro que a nadie se le olvida), la eliminación copera al Real Madrid.

Pero tras la temporada en la categoría de plata ha llegado la segunda parte de la historia. La del Real Unión (D.S). Y nos gusta menos, mucho menos. Es mucho más oscura. Mucho menos ilusionante. Solo dos play-off en ocho cursos y en ninguno hubo posibilidades reales de ascenso. Una noche mágica, como la de la consecución de la Copa Federación, pero nada más.

Y no es solo la mala marcha deportiva la que hace este D.S. peor a lo vivido anteriormente. Irun ya no muestra orgulloso el 'Ni ere txuribeltz'. Ya no tiene ilusión por ir a Gal. Toca borrón y cuenta nueva. No gusta el Real Unión (D.S.).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos