Susana Ferreira (Pintora): «Quería conseguir el Adour-Bidasoa, por ser el concurso de mi ciudad y por ser un referente»

Susana Ferreira, feliz con su premio, ante la obra ganadora. / F. DE LA HERA

La artista irunesa recibió ayer en el Amaia el primer premio del Concurso de Pintura Adour-Bidasoa por su obra 'Txingudi Ikastola'

MARÍA JOSÉ ATIENZAIRUN.

La obra de Susana Ferreira vuelve a la galería del Centro Cultural Amaia diez meses después de que se instalara en ella su gran muestra individual. En esta ocasión, se trata de un solo cuadro: el titulado 'Txingudi Ikastola', ganador del Concurso de Pintura Adour-Bidasoa, que puede verse junto a una selección de otros 23 trabajos, del total de 53 presentados al certamen. La pintora irunesa recibió ayer con emoción y alegría un premio que llevaba años persiguiendo.

-En 1992, hace ya 25 años, presentó por primera vez una obra suya al Concurso de Pintura Adour-Bidasoa. ¿El que la sigue, la consigue?

-Mi objetivo, desde hace varios años, era ganar este concurso. Cuando me preguntaban qué premio te gustaría ganar, siempre decía: «No quiero 'un BMW' o 'un Valdepeñas'. Quiero ganar el Adour-Bidasoa, porque es el concurso de mi ciudad y porque es un referente». Me presenté por primera vez en el 92 y me dieron una mención, pero entonces el concurso tenía un carácter más local. Hace unos años, el Adour-Bidasoa pasó a ser un certamen nacional, porque la dotación económica es importante y atrae a mucha gente de fuera. Desde 2009, me llevo presentando casi todos los años. Alguno he fallado y algún otro no me han cogido. Eso también pasa en los concursos. Tú pones toda tu ilusión y piensas que vas a pasar la selección y resulta que no entras. Entonces, te dan ganas de tirar la toalla, te preguntas si el esfuerzo vale la pena o te da por pensar que no vales para esto. De la misma manera, te sorprendes cuando ganas y lo mejor que te da ganar es una motivación muy grande. Por eso, no hay que darse por vencido. Hay que seguir. Año tras año, hay que hacer un cuadro un poco especial, hay que intentar superarse.

-La obra ganadora, 'Txingudi Ikastola' ¿fue realizada especialmente para este concurso?

-Cuando me presento a un concurso, siempre busco algo diferente y original. Intento hacer algo distinto para sorprender al jurado, si es posible. 'Txingudi Ikastola' es un cuadro de concurso, en el sentido de que lo he hecho para el Adour-Bidasoa. Llevo un tiempo dedicándome a la temática de la arquitectura urbana. Este verano empecé con una serie de la Ikastola Txingudi. Había sacado varias fotos y una de ellas me pareció la más rotunda, la más impactante, porque era muy oscura y tenía una zona de luz. Y ese fue el cuadro del concurso. Podía haberle puesto un título más sugerente, pero me decidí por 'Txingudi Ikastola' para que la gente lo reconociera.

-Quienes han pasado por el centro, lo reconocen a la primera.

-Para mí es muy importante que la gente conecte con el cuadro. Eso es lo que espero con mis obras. Últimamente estoy trabajando con la idea de las zonas de paso. Me fijo en lugares por los que ha pasado mucha gente, zonas de tránsito que, aunque aparezcan vacías, tienen un vínculo con muchas personas. Quiero seguir por ese camino, profundizar y ya veremos lo que pasa.

-En los últimos años, ha habido una evolución importante en las obras que ha presentado al concurso.

-Sí, se ve que hay una evolución. No estoy diciendo que podía ganar el premio, pero sí que este cuadro es mejor que los anteriores. Creo que la temática era buena y que estaba bien resuelto. Desde hace un tiempo, estoy aprendiendo aprendiendo con el pintor Alejandro Quincoces. Me ha ayudado a abrirme a otros temas, a otra forma de ver la pintura, me guía en la línea que tengo que seguir. Salvo que tenga que hacer una exposición para vender, tengo que seguir buscando una línea para diferenciarme.

-En breve comenzará con las clases de pintura en su estudio. ¿Le quedará tiempo para preparar el próximo concurso?

-Esta semana ya empiezo con los niños y en octubre, empezaré con los adultos. Me he pasado el verano pintando y ya tengo ganas de reencontrarme con mis alumnos. Me quitan tiempo para pintar, pero vivo de las clases y también son gratificantes. Para el próximo concurso... ya tengo un cuadro empezado. Sacaré tiempo, porque la motivación no me falta y el Adour-Bidasoa me ha dado un buen empujón.

Más

Fotos

Vídeos