La quema de la sardina y de Zanpantzar cierra hoy los carnavales de Irun

M.A.I. IRUN.

Llantos y sollozos exagerados, lágrimas de cocodrilo y la forzada tristeza de la Comitiva del Entierro de la Sardina ponen hoy el cierre al Carnaval de Irun con la quema del pez y de la figura de Zanpantzar.

Esta última jornada carnavalera arrancará a las siete de la tarde y aún en un tono puramente festivo. Será con la Banda de Música Ciudad de Irun, que ofrecerá media hora de concierto de bailables en el Ensanche, donde se irán reuniendo la sardina, el Zanpantzar de este año y la nutrida comparsa de plañideras que acompañará a los músicos y a ambos personajes desde la plaza del Ensanche a la de San Juan.

Saldrán hacia las siete y media y, entre lloros, las dos figuras se acercarán hasta el ayuntamiento al son de la fúnebre marcha de los músicos. Una pequeña pira los esperará allí para alimentar el fuego que consumirá a la sardina y a Zanpantzar. Las llamas purificarán los males encarnados en el gigantón y borrarán los excesos de los irundarras en estos días en los que la ciudad ha vivido de cara a Don Carnal. O esa es al menos la intención.

Último día de exposición

La sardina se quemará entera, pero Zanpantzar, que al igual que su compañera es manufacturado cada año por el artesano Xabier Garate, arderá sin cabeza y, probablemente, sin brazo derecho. Cada año, desde hace 26, su cuerpo es pasto de las llamas en ese ejercicio de purificación, pero la cabeza recibe un indulto por su valor artístico. Así, ha sido posible celebrar surante estos días festivos los 30 años desde que Irun recuperó la figura de Zanpantzar gracias a Bidasoako Erraldoiak. Hoy, de 18.00 a 21.00 horas, es el último día para disfrutar la exposición que la entidad ha dispuesto en el Amaia con las 26 cabezas que en estas tres décadas se han salvado las llamas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos