El programa Bizilagunak volverá a unir a familias autóctonas e inmigrantes en torno a una mesa

Uno de los encuentros celebrados en Irun en la edición de Bizilagunak del año pasado./DE LA HERA
Uno de los encuentros celebrados en Irun en la edición de Bizilagunak del año pasado. / DE LA HERA

Todo aquel que lo desee puede apuntarse para participar en los encuentros, que se celebrarán el domingo 19

JOANA OCHOTECOIRUN.

SOS Racismo prepara una nueva edición de Bizilagunak, el programa a través del cual se celebran comidas que reúnen a familias autóctonas e inmigrantes. Es la sexta edición de la iniciativa, que tendrá lugar el domingo 19 de noviembre en toda Euskadi.

En Irun, la nueva convocatoria de Bizilagunak fue presentada por el delegado de Bienestar social, Sergio Corchón, y Gerardo Carrere, representante de SOS Racismo. También asistieron el músico Jabier Muguruza y Rocío Calderón, de la Asociación Adiskidetuak, que han participado en ediciones anteriores del programa; así como la escritora Arantxa Urretabizkaia y la historiadora Mertxe Tranche, que mostraron su apoyo a la iniciativa.

Diferentes perfiles
En el programa Bizilagunak pueden participar familias autóctonas e inmigrantes de todo tipo. Los dinamizadores emparejarán a las familias teniendo en cuenta sus características, aficiones...
Por teléfono, correo o página web
Para apuntarse, se puede llamar al 644 888 240, escribir a bidasoa.bizilagunak@sosracismo.eus o rellenar un formulario en la página web www.mugak.eu.

Cualquier familia o persona, autóctona o inmigrante, puede participar en los encuentros que propone Bizilagunak, bien como anfitriona o bien como invitada. Según explicó Gerardo Carrere, el año pasado participaron en la iniciativa 2.615 personas en Euskadi, en un total de 235 comidas. El objetivo de este año es que en Irun se celebren «entre 10 y 15 comidas», con entre 20 y 30 familias participantes. «Creemos que lo conseguiremos».

Gerardo Carrere recordó que esta iniciativa pretende «crear un espacio de encuentro entre las personas migrantes y las autóctonas», en ese formato de «comidas en el domicilio de una de ellas». El hecho de que puedan conocerse unos a otros «es importante para romper con los estereotipos y los prejuicios que muchas veces existen en la sociedad, fundamentados en el desconocimiento. Vivimos en los mismos edificios, pero no nos conocemos ni tenemos espacios de encuentro».

Bizilagunak es una herramienta que proporciona ese marco en el que unos y otros pueden conocerse mejor. El miembro de SOS Racismo recordó que los prejuicios pueden derivar «en situaciones de discriminación. Es una realidad, y esta iniciativa pretende darle la vuelta». Además de las familias, en los encuentros participan dinamizadores que ayudan a 'romper el hielo'.SOS Racismo empareja a unas familias con otras en función de diversos criterios: «afinidades, sus gustos y aficiones, si tienen hijos o no...».

Una experiencia «única»

Sergio Corchón reiteró el apoyo del área de Bienestar social y del Ayuntamiento a la iniciativa y, como persona que ha participado en ediciones anteriores de Bizilagunak, subrayó que «es algo muy interesante. Descubres que tienes muchas más cosas que te unen que las que te diferencian con las personas migrantes. Empatizas, y se rompen muchos estereotipos. Animo a la gente a participar porque merece la pena», aseguró el delegado.

Rocío Calderón, que también ha asistido a los encuentros del programa, definió la experiencia como «única», además de «una oportunidad para conocer gente». Como miembro de la Asociación Intercultural Adiskidetuak, quiso felicitar «a SOS Racismo y al Ayuntamiento» por una iniciativa «que ha ayudado a afianzar lazos entre las personas autóctonas y las familias extranjeras».

Fotos

Vídeos