Premio a la mejor defensa

Otaño y la defensa unionista han conseguido ponerle candado a la portería en el último tramo del campeonato.
/F. PORTU
Otaño y la defensa unionista han conseguido ponerle candado a la portería en el último tramo del campeonato. / F. PORTU

El Real Unión acumula seis jornadas sin perder gracias a que se ha convertido en el equipo más solido del grupo segundo de la Segunda B Empate a cero en la visita al colista Caudal, en un partido en el que se esperaba más del conjunto irundarra

BORJA OLAZABAL IRUN.

No se pueden ganar partidos si encajas muchos goles o puntos en contra. En ningún deporte. Lógicamente, tampoco en el fútbol. El Real Unión ha atravesado momentos de auténtica penuria durante esta temporada. Momentos en los que el equipo era un coladero, recibía goles con mucha facilidad y era incapaz de sumar puntos. No hay otra explicación para aquella caída al puesto de promoción de descenso.

José Luis Ribera, desde su llegada, tuvo claro qué era lo primero que necesitaba el equipo para empezar a escapar de la zona peligrosa de la clasificación. Recibir menos goles. Ser más equilibrado. Le costó casi un mes de trabajo, pero lo ha conseguido. El Real Unión lleva seis jornadas sin perder, gracias, en gran parte, a la mejora defensiva que ha tenido el plantel. Los números no engañan.

J
22. Real Unión 1-0 Athletic B.
J
23. Vitoria 0-1 Real Unión.
J
24. Real Unión 1-1 Barakaldo.
J
25. Amorebieta 0-0 R. Unión.
J
26. Real Unión 1-0 Burgos.
J
27. Caudal 0-0 Real Unión Tres victorias y tres empates. Cuatro goles a favor y uno en contra.

Los txuribeltz llegaron a la jornada veintiuno del campeonato en su peor momento. Quintos por la cola, con solo veintiún puntos y con 32 goles en contra. Es decir, los de Irun estaban recibiendo 1,5 goles por encuentro. Tras el varapalo en Estella ante el Izarra, en un partido que acabó con el 2-0 en el marcador, llegó la reacción unionista.

Desde entonces, el Real Unión no ha perdido un solo partido de los seis que ha disputado, con tres victorias y tres empates, ha marcado cuatro goles y solo ha encajado uno. Ese único gol recibido, hace cuatro partidos contra el Barakaldo, le ha permitido al equipo entrenado por José Luis Ribera bajar mucho la media de goles en contra.

De los 1,5 hasta la jornada veintiuno, los unionistas han pasado ha los 0,16 en los seis últimos partidos. Estos datos convierten a la defensa del Real Unión en la mejor del grupo segundo de este último mes y medio de competición.

Dos equipos siguen de cerca a los unionistas en esta clasificación, el Barakaldo y la Real Sociedad B, con dos goles en contra, y hay cinco que han recibido tres, el Sporting B, el Logroñés, el Tudelano, el Gernika y el Leioa.

Mejorar en ataque

La segunda pata de la mejora unionista que pidió Ribera en su llegada era la del equilibrio. El equipo ha cortado la sangría, pero tiene problemas para ver puerta. Con diecinueve goles a favor, es el tercer equipo que menos ha marcado. Esa falta de gol quedó reflejada en el último partido disputado, el del domingo en tierras asturianas contra el Caudal de Mieres. El Real Unión visitó al colista y fue incapaz de hacerse un solo gol. Se esperaba más.

Teniendo en cuenta cómo está la clasificación, parece complicado que los de Irun pasen problemas en el tramo final del campeonato para escapar de la zona baja de la tabla. Pero si consiguen mejorar de cara a gol, al menos, podrán dar alguna alegría a su afición para aclarar estar oscura temporada.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos