Podemos acusa a PSE y PNV de generar «caos institucional» y pide explicaciones

Podemos. La juntera María Valiente, el portavoz en Irun, David Soto, y el senador Josetxo Arrieta./F. PORTU
Podemos. La juntera María Valiente, el portavoz en Irun, David Soto, y el senador Josetxo Arrieta. / F. PORTU

Dicen que Iridoy «no ha aclarado la naturaleza del acuerdo que alcanzó para Korrokoitz», el alcalde «no ha aclarado el sentido de sus acusaciones a Iridoy» y nadie aclara «la posición de los técnicos en este lío»

IÑIGO MORONDOIRUN.

El senador de Podemos por Gipuzkoa, Josetxo Arrieta; la juntera por Gipuzkoa del mismo partido, María Valiente, y el portavoz de Sí se Puede Irun, David Soto, compartieron ayer comparecencia para criticar muy duramente a PSE y PNV. Dijo Soto estar «sorprendido por la demanda planteada por Xabier Iridoy al alcalde. Quienes hasta hace tres semanas formaban un mismo gobierno van acabar ante el juez. Es inédito en Irun y algo que no merece la ciudadanía: un alcalde que hace declaraciones incendiarias y dos partidos que han generado este caos institucional. Sentimos vergüenza».

Para Soto, «el descalabro» de la coalición «no ha sido sólo por Korrokoitz ni sólo por temas de gestión. Habrá habido otros componentes: electoralismo, falta de visibilidad pública del PNV (o eso dicen), falta de capacidad de coordinación, de capacidad de diálogo, de capacidad de gestión de un gobierno de coalición...». Repartió, «casi equitativamente, la responsabilidad, pero la cabeza visible de ese gobierno, en este caso el alcalde, José Antonio Santano, es el responsable último». Se negó a hacer de «abogado defensor de la gestión del PNV en el Ayuntamiento, criticada y criticable», pero calificó de «irrisorio» que el alcalde «achaque falta de transparecia» a los jeltzales cuando «es el primero que actúa así en infinidad de ocasiones».

«Un acuerdo para el reparto»

Según Soto, el acuerdo PSE-PNV «no era más que un reparto de poltronas, de responsabilidades y de sueldos». Arrieta lo llamó después «matrimonio de conveniencia», en el que «no había amor, sólo intereses: repartirse el poder y los cargos». Valiente achacó a los responsables de los dos partidos que dijeran que se trataba de «un pacto por la estabilidad. Les creímos, pero era puro engaño. Han engañado a los ciudadanos y hay muchos problemas que arreglar como para que anden ahora ocupados en estas batallas». Aseguró que esa «realidad» no es excepcional en Irun y que «vemos lo mismo en los acuerdos de estos partidos en Gipuzkoa y Euskadi». Arrieta también habló de ambos partidos en términos generales para señalar que «el PNV es el partido del 3%, aunque no de manera tan descarada como el PP, y el PSOE también está salpicadísimo de corrupción. Tienen en común anteponer sus intereses a los de la ciudadanía». Sin embargo, «el lío» que han montado en Irun, «que hayan llegado hasta este punto, me descoloca. Conozco a Santano e Iridoy y me parecen chavales majos».

«Sentimos vergüenza al ver al alcalde demandado por otro edil a causa de sus declaraciones incendiarias» David Soto, Portavoz SPI

A ambos pidió Soto explicaciones. A Iridoy porque «no ha aclarado aún la naturaleza del acuerdo que alcanzó para Korrokoitz», pese a que el propio edil de SPI le preguntó al respecto en la Comisión de Urbanismo. Allí no lo aclaró pero «no dijo abiertamente que fueran acuerdos personales», afirmó Soto. Al alcalde le pidió que aclare «el sentido real de las acusaciones que ha realizado» y, a quien tenga a bien, que aclare «la posición de los técnicos en este maremagnum». Nada de esto, afirmó, «se ha aclarado donde debiera. Estamos a la espera de respuestas a estas cuestiones, respuestas que merece la ciudadanía y que merecemos nosotros como responsables políticos». No descartó que las explicaciones lleguen en el acto de conciliación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos