El Pleno da nuevos pasos hacia los autobuses eléctricos de la Línea 1

Carga de oportunidad. La electrificación de la Línea 1 se asemejará a la que acaba de implantar Valladolid./
Carga de oportunidad. La electrificación de la Línea 1 se asemejará a la que acaba de implantar Valladolid.

Adjudicó la gestión del servicio para los próximos 5 años a Auif y el mes que viene debatirá los pliegos para contratar el suministro de los nuevos vehículos

IÑIGO MORONDO IRUN.

El objetivo de que en 2018 haya autobuses eléctricos cubriendo el servicio urbano de transporte colectivo está cada vez más cerca. En su sesión del miércoles, el Pleno de la corporación dio algunos pasos relevantes. El más evidente, la adjudicación a Autobuses Urbanos Irun-Fuenterrabía SL (con votos a favor de PSE, PNV y PP y abstención de SPI y Bildu) para que, desde el enero próximo y durante los próximos cinco años, se encargue de la gestión de las líneas urbanas de autobús con un precio de 3,48392 euros por kilómetro en horario diurno y de 3,92887 en el nocturno.

En realidad, parece poco cambio respecto a la situación actual, en la que ya es AUIF quien tiene adjudicada la prestación de este servicio. La realidad es bien distinta. El nuevo contrato comprende la ampliación de las tres líneas actuales «con una cuarta de carácter circular», recordó la delegada de Movilidad, Cristina Laborda, aunque la mayor diferencia es que está desligado del suministro de vehículos. Es decir, que hasta ahora, la empresa prestataria se encargaba también de aportar los autobuses, cosa que con el nuevo modelo no ocurrirá. De hecho, si se cumplen los plazos previstos, la Corporación municipal debatirá en el pleno del mes próximo los pliegos para adquirir esos vehículos. El motivo no es otro que la pretendida electrificación de la Línea 1.

Más dinero para el cambio

El presupuesto se incrementó en 1,6 millones con varias partidas dirigidas a electrificar la L1

Aún queda para ver cuatro autobuses eléctricos recorriendo la ruta Zaisa-Hospital sin emitir ruido ni gases; una línea eléctrica con más de un millón de usuarios acumulados a lo largo de un año que se va a convertir en una experiencia piloto única en el territorio. Aún queda, pero los pasos son firmes.

Además de adjudicar la gestión, el Pleno ha aprobado esta semana una modificación de créditos que amplía el presupuesto municipal de este 2017 en 1,6 millones a apenas dos meses de que se cierre el ejercicio. El delegado de Hacienda, Miguel Ángel Páez, explicó que se trata de reforzar «prioridades del Gobierno en la que ya venimos trabajando» y las agrupó en tres bloques. «pago parcial retroactivo de determinadas valoraciones de puestos de trabajo de personal municipal que comienza este año y se completará en 2019; finalización de las inversiones en las instalaciones del Tenis Txingudi (urbanización exterior y padel) para poder abrirlas el próximo año, y preparar la llegada del autobús eléctrico a la Línea 1». El dinero en este último caso cubrirá varios frentes. Primero porque el cambio de modelo por el que se ha optado obliga al Consistorio a asumir ciertas compensaciones; segundo porque harán falta fondos para construir las infraestructuras que necesitan los vehículos eléctricos para operar en la Línea 1; tercero porque se necesita afrontar una adecuación del sistema informático.

No tuvo problema la coalición PSE-PNV para sacar adelante esta propuesta. El PP sumó sus votos porque «estamos de acuerdo con el destino de este dinero, nos parece necesario», señaló la edil popular Muriel Larrea. No quiso obviar, sin embargo, la menor de las partidas que incluía la modificación, algo más de 3.000 euros para abonar cuotas y derramas de comunidad atrasadas por propiedades municipales «que habría que haber pagado ya. No podemos tardar tanto en esto: hay cuotas pendientes desde 2014».

Aunque votó en contra del presupuesto, incluso presentó en su momento una enmienda a la totalidad, SPI decidió apoyar con sus votos esta modificación del mismo. «Entendemos razonables todas las propuestas que incluye el dictamen y todas van con las cuantías que técnicamente se consideran necesarias», detalló su portavoz, David Soto, que ante esa situación concluía que el voto debía ser «favorable». No lo vio así su homólogo de Bildu Jokin Melida, que aunque coincidió en que «todo lo que recoge la modificación nos parece bien», justificó la abstención porque «el delegado nos presentó una propuesta cerrada, sin opción de que pudiéramos aportar nada», por lo que solicitó que se corrija la fórmula para el futuro.

Más

Fotos

Vídeos