SPI pide que se haga frente a las valoraciones laborales del personal público

David Soto, portavoz de SPI, ayer en rueda de prensa. /  F. DE LA HERA
David Soto, portavoz de SPI, ayer en rueda de prensa. / F. DE LA HERA

David Soto critica que el Gobierno no abone las retribuciones derivadas de nuevas funciones asumidas por un centenar de empleados del Ayuntamiento

JOANA OCHOTECO IRUN.

Sí Se Puede Irun ha reclamado al Gobierno municipal que haga frente a las valoraciones laborales de personal público del Ayuntamiento de Irun. Las valoraciones de personal, cuyo objetivo es «revisar las retribuciones de los empleados públicos» en base a «nuevas funciones» que estos desempeñan respecto a cuando comenzaron, «han ido retrasándose a lo largo de los últimos diez años» en el Ayuntamiento de Irun. «Esta situación afecta a casi cien trabajadores y, por lo tanto, es de una gran relevancia», afirmó el portavoz del grupo, David Soto.

SPI califica como «de una gran hipocresía hablar de falta de recursos, tal y como está haciendo el Gobierno municipal a día de hoy sobre esta cuestión, cuando lo que falta es voluntad política». Generalmente, según concretó el portavoz, esas valoraciones se realizan cada cierto período de tiempo. Durante los últimos mandatos «el partido socialista ha ido retrasando el ejercicio de las valoraciones, ya fuera por incapacidad, por la excusa de la crisis o por lo que a nuestro entender es la razón fundamental: unas políticas de personal diseñadas para el desmantelamiento del servicio público».

David Soto aseguró que «el partido socialista se niega a elevar a pleno el trabajo realizado en la comisión de valoración, que ya ha culminado. El abono debe hacerse efectivo», reclamó. El portavoz de SPI dijo que si la «voluntad» del Gobierno municipal es asumir el pago de esas valoraciones «en la previsible modificación de créditos que se realizará en unos meses, que lo digan. Que se comprometan a ello desde ya y públicamente. No tardan, por lo general, diez años en pagar los créditos pendientes con los bancos, o en cumplir las obligaciones adquiridas con empresas subcontratadas. La doble vara de medir cuando se trata de intereses privados es clara», afirmó Soto.

Un millón de euros

En el último año se creó una mesa de trabajo que asumió las tareas necesarias para realizar las valoraciones pendientes. El portavoz de SPI insistió en su acusación de «hipocresía» al Gobierno municipal, «que llega al punto de articular una mesa para la realización de las valoraciones, con acuerdos entre la representación sindical y la parte política; y ahora, tras la ruptura del pacto de gobierno, cuando toca empezar a abonar las valoraciones, el nuevo delegado de Personal y el delegado de Hacienda hablan de 'falta de previsión' en el gasto, de 'desconocimiento respecto a las cuantías a las que hay que hacer frente', o lo que es peor, no quieren sentarse a hablar o lo hacen tarde y mal». David Soto concretó que esa cuantía que habría que asumir en base a las valoraciones «es de alrededor de un millón de euros. Según nos han transmitido, esa previsión de gasto sí se había realizado y estaba más que cuantificada, pero no se le ha hecho frente por falta de voluntad política o por incapacidad».

El portavoz de SPI reclamó que el alcalde, José Antonio Santano, «dé un paso al frente y ofrezca soluciones rápidas, porque la incertidumbre y el enfado son notorios en el seno del Ayuntamiento».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos