El PP pide al área de Barrios «que controle» las clases que se imparten en las asociaciones de vecinos

M.A.I. IRUN.

La concejal del Partido Popular en el Ayuntamiento de Irun, Muriel Larrea, ha manifestado su preocupación por la «competencia desleal que desde las asociaciones de vecinos se hace a los pequeños emprendedores iruneses». El PP ha solicitado al Departamento de Barrios que las clases y cursos que se imparten en los locales vecinales «se controlen».

«Nuestro grupo lleva tiempo observando cómo las asociaciones de vecinos, con la mejor de las intenciones, esto es, para beneficiar a los vecinos del barrio, cometen una competencia desleal a ciudadanos que con esfuerzo y sacrificio montan una academia de idiomas, de pintura o de baile, por poner tres ejemplos», afirmó Muriel Larrea.

La concejal añadió que «estos pequeños emprendedores alquilan un local, pagan sus impuestos, están al corriente de autónomos y tienen que acreditar una formación para poder impartir las clases, lo que hace que las tarifas que ofrecen sean a la fuerza mas altas que las que por los mismos servicios se piden en una AVV, donde la persona que va a impartir las clases no tiene mas que estar dado de alta en autónomos».

«Competencia desleal»

La concejal del PP señaló que «desde nuestro punto de vista, esto es competencia desleal, que no se debería consentir por el Ayuntamiento, que debe velar por fomentar que en Irun haya emprendedores que den trabajo y mantengan la economía de nuestra ciudad».

«Sabemos que por parte de las AVV no se hace con intención de perjudicar a los emprendedores», subrayó Muriel Larrea. «Al contrario, la intención es la de beneficiar a los vecinos de su zona, pero creemos que esto debería estar controlado desde el Departamento de Barrios» del Ayuntamiento, «para evitar que los emprendedores salgan perjudicados. Se debería llegar a un equilibrio para que todos salgan beneficiados». En este sentido, la concejal del PP propuso «que solamente puedan beneficiarse de estas actividades los vecinos de cada barrio en su asociación de vecinos, y que los precios no sean competencia para los particulares, dejando el resto como pago para las asociaciones para realizar otro tipo de actividades, como por ejemplo las fiestas del barrio», concluyó Muriel Larrea.

Fotos

Vídeos