La parroquia del Juncal celebra la 'Operación Kilo'

Los voluntarios de Cáritas del Juncal, ayer, ordenando los alimentos donados.
/F. DE LA HERA
Los voluntarios de Cáritas del Juncal, ayer, ordenando los alimentos donados. / F. DE LA HERA

La campaña especial de recogida de alimentos organizada por Cáritas continúa hoy, por la mañana y por la tarde

JOANA OCHOTECO IRUN.

La solidaridad se cuenta por kilos en la parroquia del Juncal: llegan en forma de latas de conserva, legumbres, arroz, chocolate o galletas, y también se miden en litros de aceite o de leche. La ciudadanía está respondiendo a la 'Operación Kilo' que comenzó ayer y celebra hoy su último día, aportando productos alimentarios no perecederos que un equipo de voluntarios se encarga de recoger, clasificar y, posteriormente, repartir entre quienes más lo necesitan. «Es un trabajo calladito, que no se ve», explica Juncal Garmendia, una de las voluntarias. Pero esa labor significa mucho para cientos de personas.

Esta convocatoria solidaria está organizada por la delegación de Cáritas del Juncal y en torno a una docena de voluntarios están trabajando estos días en la 'Operación Kilo'. Juncal Garmendia y Juncal Olazabal confirman que llevan «bastantes años» organizando esta campaña especial durante las Navidades. «Y antiguamente se iba casa por casa recogiendo los alimentos», recuerda José Antonio, otro de los voluntarios, mientras se dispone a atender a una persona que llega con dos bolsas llenas de conservas y legumbres. La gente acude al local situado en el número 28 de la calle Juncal para llevar sus aportaciones. Y no solo lo hacen ciudadanos a nivel particular: «también nos han entregado cosas algunas empresas», que hacen su 'Operación kilo' en sus respectivas sedes «y luego nos traen lo recabado. Todo es bienvenido», aseguran.

En la edición del año pasado se asistió a 177 familias a través de esta convocatoria

«Hay que dar las gracias a la gente porque responde muy bien», confirma Juncal Olazabal. «Colaboran cada vez más, esa es la verdad», añade Juncal Garmendia. «La gente está muy sensibilizada». En la 'Operación Kilo' del año pasado, las aportaciones recabadas se distribuyeron entre 177 familias. «Familias, eh. Serían más de 500 personas en total», apuntan los voluntarios. «Y eso sólo en la zona que abarca la parroquia del Juncal».

El trabajo que se realiza para atender a las personas necesitadas, al margen de esta campaña puntual, dura «todo el año. No hay descanso». Además de los productos alimentarios, otro de los artículos más demandados son pañales, botes de leche o papilla para los más pequeños. Los voluntarios también recuerdan que todas las tardes, «salvo los domingos», se puede entregar ropa en la propia parroquia del Juncal, «desde las 16.00 hasta las 20.00». También, durante todo el año, recogen alimentos que reparten asegurándose de que lleguen a quienes más lo necesitan.

Actualmente, en la sociedad en general y ante distintas convocatorias solidarias, existe cierta rumorología en torno a si las donaciones recogidas en estas campañas se destinan a quienes realmente lo precisan. Pero aquellos que dedican su tiempo y su esfuerzo a estas tareas solidarias, como es el caso de los voluntarios de Cáritas del Juncal, tienen argumentos de sobra para rebatir los prejuicios: como explican, siempre se llevan a cabo las comprobaciones necesarias antes de entregar las donaciones. «Eso hay que dejarlo bien claro», subrayan.

La Operación Kilo continúa hoy: las personas que quieran realizar su aportación pueden acercarse al local situado en el número 28 de la calle Juncal, frente a la parroquia, de 11.00 a 13.00 por la mañana y desde las 17.00 hasta las 19.00 por la tarde.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos