Olatukoop reúne a las empresas de Economía Social Transformadora del Bidasoa

Concepto emergente. Olatukoop explicó a varias empresas cómo funcionan las redes catalana y vasca de Economía Social Transformadora.
/
Concepto emergente. Olatukoop explicó a varias empresas cómo funcionan las redes catalana y vasca de Economía Social Transformadora.

Aprovechó el primero de dos encuentros para dar a conocer sistemas de trabajo en red que ayudan a las iniciativas que siguen ese modelo productivo

IÑIGO MORONDO IRUN.

La cooperativa irundarra Hiritik At ha colaborado durante más de medio año con Batura, un proyecto de carácter autonómico para recoger en un mapa iniciativas o entidades encuadradas en la llamada Economía Social Transformadora. Como resultado del trabajo realizado, se identificaron hasta 40 empresas de Irun y Hondarribia que encajan en ese perfil de nueva economía que se distingue por ser «un modelo que trasciende la mera rentabilidad del capital». Se trata de integrar como ejes básicos de funcionamiento «la participación de los trabajadores en el control del proceso productivo y la riqueza que éste genera; la responsabilidad de la empresa con su entorno humano, y su compromiso ecológico», explicó Iker Eizaguirre, miembro de Hiritik At y de Olatukoop, la iniciativa que pretende agrupar a las empresas vascas de la Economía Social Transformadora (EST).

El pasado sábado, representantes de algunas de las empresas con este perfil que hay en la comarca se reunieron en Palmera-Montero convocados por Olatukoop. Fue una cita en la que pudieron conocer el funcionamiento de las redes colaborativas, como la propia convocante o la catalana Pam a Pam, por boca de sus propios miembros. Las empresas participantes y otras cuantas de Irun y Hondarribia «tienen integrados esos principios, muy presentes en su día a día», detallaron desde Olatukoop en la jornada del pasado sábado. «Pero aún no se ha generado una red. Se trata de ver hasta qué punto podemos crear un paraguas que integre todo lo que se está haciendo en la comarca». Para eso hay convocado un nuevo encuentro, este sábado. Tendrá «un carácter más práctico», anunció Eizaguirre. «Vamos a estudiar cuáles son las posibilidades de intercooperación en un formato de taller: «planes comunes de comunicación, proyectos compartidos, inteligencia colaborativa, grupos de trabajo para aumentar la escala competitiva...», además de, por supuesto, estudiar posibles compraventas directas de bienes y servicios.

Un buen ecosistema

El próximo sábado habrá una segunda cita con la idea de tejer una red comarcal activaLa mayoría de empresas son de servicios o del primer sector y tienen entre 3 y 8 empleados

El trabajo de prospección realizado en la comarca ha llevado a Olatukoop a contactar directamente con 25 de las 40 empresas que se detectaron dentro del modelo EST. «Son, básicamente, del primer sector o del sector servicios. Alguna de tipo industrial hemos detectado, pero es cierto que es donde hay mayor ausencia», señaló Izaguirre.

Detalló que en el primer sector hay «cooperativas agrícolas y algún productor de carne. Son casi todas empresas familiares, pero también alguna cooperativa con hasta 80 socios y tres liberados. En servicios hay gran diversidad: comunicación, audiovisuales, diseño, arquitectura, servicios culturales... Aunque hay algunas mayores y otras menores, la mayoría tiene entre 3 y 8 trabajadores».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos