Las obras para ampliar la acera de la calle Balleneros están a punto de terminar

Cristina Laborda, José Antonio Santano, Gregorio Morales y Mónica Barroso. /  FLOREN PORTU
Cristina Laborda, José Antonio Santano, Gregorio Morales y Mónica Barroso. / FLOREN PORTU

JOANA OCHOTECO IRUN.

En pocos días se prevé que terminen los trabajos de ampliación de la acera de la calle Balleneros, en Belaskoenea. El vial peatonal que discurre en paralelo a las vías de Euskotren ha incrementado su anchura hasta los 2,30 metros en un tramo de 180 metros. El alcalde, José Antonio Santano, y la delegada de Obras, Cristina Laborda, visitaron ayer la zona junto a representantes de la Asociación de Vecinos de Belaskoenea.

Tras comenzar las obras hace aproximadamente un mes y medio, la actuación «está prácticamente terminada, quedan unos días de trabajo», afirmó Santano. La actuación que se está llevando a cabo «no es una reivindicación nueva. Tanto el Ayuntamiento como los vecinos de Belaskoenea estábamos interesados, desde hace tiempo en ampliar esta acera». La intervención había sido solicitada en las reuniones de 'El alcalde en los barrios'. El vial limita con los terrenos de Euskotren, por lo que era necesario alcanzar un acuerdo con la sociedad pública de transporte para poder llevar a cabo las obras.

Tras algunos intentos que no fructificaron «esta vez sí conseguimos llegar a un acuerdo» cuyo resultado «es una mejora sustancial de la acerca que permite ganar en accesibilidad, seguridad y comodidad», explicó el alcalde. Asimismo, durante las obras de ampliación «hemos aprovechado para elevar algunos pasos de cebra», medida que quiere ayudar «a calmar el tráfico». José Antonio Santano aseguró que esta actuación permitirá «mejorar el día a día de los ciudadanos y es una mejora sustancial para el barrio».

Las obras de ampliación de la acera de la calle Belaskoenea han supuesto una inversión de 120.000 euros. Mónica Barroso, responsable de los trabajos, concretó que antes de la actuación la acera tenía «entre 60 y 70 metros escasos». La ampliación se ha desarrollado a lo largo de 180 metros: en el tramo comprendido entre las calles Alhóndiga y Armeros la acera se ha ensanchado «quitando una sección del vial de circulación, que era bastante ancho». Desde la intersección con la calle Armeros, «ante la imposibilidad de reducir la carretera, nos hemos tenido que coger unos 80 centímetros de los terrenos» de Euskotren. Para ampliar este último tramo ha sido necesario «derribar el murete» que existía en este punto y, tras aumentar la anchura de la acera, «rehacerlo».

Para concluir los trabajos resta ejecutar el último tramo de baldosa, y también «colocar el vallado y la señalización horizontal». Esta última tarea se acometerá «en cuanto el tiempo lo permita».

Gregorio Morales, en representación de la AVV Belaskoenea, aseguró que «los vecinos teníamos muchas ganas de que esta ampliación se llevase a cabo». La actuación «facilitará el tránsito entre el centro y el barrio. La anterior era una acera bastante peligrosa», señaló.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos