La obra en el tramo pendiente de la calle Hondarribia arrancará en 2018

Más espacio para el peatón. Infografía del aspecto del que se quiere dotar a la parte alta de la calle Hondarribia./
Más espacio para el peatón. Infografía del aspecto del que se quiere dotar a la parte alta de la calle Hondarribia.

El Gobierno municipal ha licitado los trabajos con un presupuesto máximo de 1,9 millones y la idea de que acaben a comienzos de 2019

IÑIGO MORONDOIRUN.

La Junta de Gobierno Local ha dado ya el visto bueno al proyecto técnico para las obras de reurbanización de la parte alta de la calle Hondarribia, el tramo entre el punto donde acabo la primera fase de actuación y el encuentro con la calle Estación y el paseo de Colón. Con esa decisión, el Gobierno municipal posibilita la publicación de los pliegos para que las empresas puedan presentar sus ofertas con el objetivo de que se les adjudiquen las obras. El presupuesto máximo que contempla el concurso público es de 1,9 millones de euros y el objetivo del Gobierno municipal, expresado por el alcalde, José Antonio Santano, «es que las obras se puedan llevar a cabo a lo largo del año que viene y puedan estar acabadas para finales de 2018 o comienzos de 2019».

El proyecto, sometido a un profundo proceso de aportaciones ciudadanas con dos reuniones presenciales y la posibilidad de realizar propuestas online, mantiene la tendencia de lo que se ejecutó en 2011 en el resto de la calle. «Aquella obra», recordó Santano, «ayudó a cambiar ciertas dinámicas. En este caso, no hay los mismo problemas. Hablamos de una zona con comercio, hostelería y mucha actividad». Precisamente por la cantidad de peatones que la frecuentan a pesar de que actualmente las condiciones distan mucho de ser las mejores para ellos, la línea del proyecto supone la «ampliación de ambas aceras, especialmente en el lado de los impares. En el lado de los números pares se mantendrá una línea de aparcamiento. También incluye una mejora de la iluminación y la colocación de arbolado», apuntó el primer edil.

Sin embargo, y sin restar importancia a todo ello, el alcalde destacó de manera especial la peatonalización de la plazoleta de San Miguel que, pese a tener ese nombre, hoy es el camino que siguen los coches para pasar de la calle Hondarribia a la paralela Zubiaurre o bajar por Luis de Uranzu. «Será peatonal, con bancos, árboles, un juego de agua... Y un nuevo aspecto estético que mejore toda la zona».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos