Nuevo descuento para los domicilios que separen la materia orgánica

Asamblea. José Antonio Santano, Txomin Sagarzazu y Leire Zubitur, en la sesión de ayer./F. DE LA HERA
Asamblea. José Antonio Santano, Txomin Sagarzazu y Leire Zubitur, en la sesión de ayer. / F. DE LA HERA

La Asamblea de la Mancomunidad de Servicios de Txingudi aprobó ayer las tasas relativas a los residuos y el agua para 2018

MARÍA JOSÉ ATIENZAIRUN.

La Asamblea de la Mancomunidad de Servicios de Txingudi, celebrada ayer, aprobó las ordenanzas fiscales reguladoras de las tasas de abastecimiento y saneamiento de agua y recogida y gestión de residuos para el año 2018. Tras una detallada explicación de los cambios introducidos para el próximo año, por parte de la gerente de Servicios de Txingudi, Leire Zubitur, las tasas fueron aprobadas por mayoría, por los representantes de todos los grupos políticos, salvo los de Abosanitz, Irungo EH-Bildu y Sí se puede Irun, que votaron en contra.

La principal novedad de cara a 2018 es la relativa a la recogida selectiva de materia orgánica. Aquellos domicilios que hagan uso efectivo del contenedor marrón o practiquen el autocompostaje verán un nuevo descenso en su recibo, esta vez del 2%. Para los demás domicilios, las tasas no varían.

Las cifras

son las familias apuntadas a la separación de materia orgánica, de las cuales un 60% hace un uso efectivo del contenedor marrón
Estas familias pagarán 134,18 euros (IVA incluido) al año, mientars que la tarifa para quienes no hagan la separación de materia orgánica será de 190,13 euros.

Hablando en cifras concretas, quienes separen la materia orgánica pagarán 134,18 euros al año, mientras que la tarifa para quienes no lo hagan será de 190,13 euros (IVA incluido). Con este cambio, se incrementa la diferencia en el recibo (55,95 euros), entre los domicilios que hagan uso del contenedor marrón y los que no, siempre que dicho uso sea efectivo (al menos tres veces al mes y durante nueve meses al año). En la actualidad, están apuntadas a la separación de materia orgánica un total de 19.920 familias de la comarca, de las cuales un 60% está cumpliendo con el uso efectivo del contenedor marrón.

Servicios de Txingudi continúa, de esta manera, incentivando la separación de los residuos y, especialmente, de la materia orgánica. Según los datos facilitados por Leire Zubitur, la comarca del Bidasoa aumentó de nuevo el año pasado su tasa de reciclaje, pasando del 43,59%, registrado en 2015 al 46,61%, alcanzado en 2016. El objetivo establecido por la Unión Europea es alcanzar el 50% en el año 2020.

La subida de tres puntos en las tasas de reciclaje en los dos últimos años ha venido marcada, segúnh explicó Zubitur, «por una mejora en las cifras de recogida de materia orgánica, que pasaron de 1.484 toneladas en 2015 a 1.864 en 2016, lo que supone una subida total de un 25,58%». La previsión para 2017 es que se recojan 2.550 toneladas y el objetiovo para el año 2018 es llegar a las 3.200.

Dentro de las tasas relativas a la recogida y gestión de residuos para el próximo ejercicio, se registra una única subida, exclusivamente para la fracción resto y para los llamados grandes generadores: Se aplicará un incremento del 1% y del 5%, respectivamente, a los servicios de recogida mediante contenedores de carga trasera y de carga lateral.

Incremento en el agua

Por lo que se refiere a las tasas relativas al ciclo integral del agua, en el año 2018 se producirá un incremento del 1,85% sobre la tarifa media de todos los consumos. En la factura mensual, a una vivienda de cuatro miembros, con un consumo medio de 42,5 metros cúbicos trimestrales, le supondrá una subida de 0,45 euros (IVA incluido).

Con este incremento, Servicios de Txingudi dispondrá, durante el próximo año, de 2.602.286 euros de recursos para continuar con los proyectos incluidos en el Plan de Inversiones 2016-2025. A lo largo de 2018, está prevista la finalización de varias obras iniciadas este año, tales como la renovación de la arteria principal del depósito de Ibaieta; la rehabilitación del depósito de Iparraguirre Bajo; el saneamiento y distribución de agua en la calle Santiago de Hondarribia y la implantación del nuevo sistema de telelectura en Irun (1ª fase).

Entre las principales inversiones que se iniciarán el año que viene, figuran la rehabilitación de la presa de Domiko; el control de caudales y calidad de vertido en la red de saneamiento; las intraestructuras de la reurbanización de la calle Hondarribia (números 1 al 17) y la implantaxción del nuevo sistema de telelectura en Irun(2ª fase).

Fotos

Vídeos