San Miguel-Anaka y Plaiaundi son los retos del PNV hasta fin del mandato

Batzoki. Xabier Iridoy hizo balance de los dos primeros años de este mandato en coalición con el PSE. / F. PORTU

El portavoz jeltzale, Xabier Iridoy, se mostró «contento por el trabajo realizado» en los dos años que lleva el grupo en el Gobierno local

IÑIGO MORONDO IRUN.

Dos años lleva la coalición entre Socialistas de Irun y EAJ-PNV gobernando la ciudad. Dos años tras los que los jeltzales se muestran «contentos del trabajo realizado. Entramos en el Gobierno local para dar respuesta a las necesidades que tenía la ciudadanía y construir una ciudad más cómoda y amable que incluyera una visión nueva de Irun», explicó ayer el portavoz jeltzale en el Consistorio, Xabier Iridoy, con el convencimiento de que el resultado ha sido bueno. «La presencia de EAJ-PNV ha servido, entre otras cosas, para agilizar proyectos que han estado paralizados durante años».

Lo primero que destacó Iridoy fue los esfuerzos realizados desde la coalición de Gobierno para que «Irun esté en la agenda de todas las instituciones. Hemos colaborado con el Gobierno Vasco en vivienda para que podamos construir más de 100 apartamentos para jóvenes entre Oinaurre, Alberto Larzabal y el edificio de Inmigración. Con la Diputación Foral de Gipuzkoa hemos acordado la construcción del tercer enlace de la A-8 y la primera fase de la Ronda Sur y, en breve, a consecuencia del convenio que hemos venido trabajando, comenzará la construcción de la nueva residencia en Arbes». También la relación con el Gobierno central ha dado frutos «con nuevos pasos en el proyecto del espacio ferroviario, que estaba prácticamente parado desde 2011».

El portavoz de EAJ-PNV recordó también algunos de los nuevos proyectos lanzados desde las áreas que directamente gestionan concejales de este grupo. «En Euskera realizamos el estudio para conocer el uso del idioma para saber dónde exactamente nos encontramos y qué es lo que hay que hacer». Sobre Juventud destacó «el refuerzo del programa Gazteartean como espacio para la creatividad de los jóvenes» y diversas acciones enfocadas a su «movilidad e internacionalización». También en Seguridad Ciudadana indicó novedades «que tienen como objetivo avanzar hacia una Policía Local de proximidad, más cercana al ciudadano. Se instalaron también cámaras de vigilancia en la plaza Urdanibia y se han dado los pasos para reorganizar el mercadillo» que se celebra allí los sábados. Son áreas en las que, admitía Iridoy, «había cosas pendientes, temas difíciles, pero no somos un partido que esquive las dificultades. Vimos cosas que desde hacía tiempo estaban por resolver y aunque sean difíciles, estamos en ello».

Por último, Iridoy señaló otros proyectos «en los que hemos colaborado», como la construcción, ya en marcha, del bidegorri y paseo de Azken Portu, la reurbanización de la calle San Marcial o «la reforma del frontón Uranzu cuya obra va a empezar en breve».

En clave de futuro

Para los dos años restantes el edil fijó dos objetivos claros. «En este mandato van a comenzar las obras de San Miguel-Anaka. Este mes vamos a aprobar una modificación de créditos de 700.000 euros para este año y otro tanto para el siguiente con los que iniciar la descontaminación de los suelos», a lo que seguirá la actuación en la calle San Sebastián, que incluirá «la construcción de un nuevo campo de fútbol».

El otro reto será el traslado de las pistas de Plaiaundi. «Hemos requerido al Ayuntamiento de Hondarribia que nos dé plazos para su plan de compatibilización. Si no vemos una salida satisfactoria en el desarrollo de Zubieta, optaremos por el Plan B, que existe: una ubicación elegida, estudiada y posible», aunque «aún no está consensuada con el resto de los grupos, por lo que no es el momento de darla a conocer».

Más

Fotos

Vídeos