El microbus de la L4 recibe a sus primeros viajeros

El microbus que realiza el trayecto de la nueva línea se detiene frente al Ambulatorio Centro./FOTOS: FERNANDO DE LA HERA
El microbus que realiza el trayecto de la nueva línea se detiene frente al Ambulatorio Centro. / FOTOS: FERNANDO DE LA HERA

La nueva línea de Irunbus efectúa un recorrido circular que une la zona oeste de la ciudad con el centro

JOANA OCHOTECOIRUN.

La L4 de Irunbus lleva dos días en funcionamiento, realizando un trazado circular que conecta la zona oeste de la ciudad, principalmente San Miguel y Anzaran, con el centro y el ambulatorio de la avenida Gipuzkoa. Ayer, el alcalde, José Antonio Santano; la delegada de Movilidad, Cristina Laborda; los presidentes de las asociaciones de vecinos de San Miguel y Anzaran, María José Barral y Miguel Ángel Artola, y la vecina de este último barrio Mari Carmen Mailloti subieron al microbus de la L4 para realizar un recorrido completo del nuevo servicio.

El microbús que efectúa este trayecto tiene una frecuencia de media hora: sale a y cuarto y a menos cuarto de la parada de Fermín Calbetón, desde las 6.45 hasta las 22.15 de lunes a viernes, de 7.15 a 22.15 los sábados y de 7.45 a 21.45 los domingos y festivos.

Desde la parada de San Juan, el microbus recorre el paseo Colón hasta llegar a Anzaran, donde realiza paradas en las dos rotondas de la calle Lope de Irigoyen. Después circula hacia San Miguel, para en Zubiaurre y, desde allí, vuelve por el paseo de Colón hasta la avenida Gipuzkoa. El microbus asciende por esta vía hasta el Ambulatorio Centro, donde realiza una parada que había sido muy reclamada por vecinos de Anzaran, San Miguel y El Pinar. El recorrido continúa por la avenida Euskal Herria, por la que, hasta ahora, no pasaba ninguna línea de autobuses urbanos. La L4 llega hasta Olaberria, para en la calle Perujaran y vuelve hacia Larreaundi, para a continuación recorrer el vial Dolores Salís y detenerse en la plaza Urdanibia antes de, subiendo por la calle San Marcial, regresar a la cabecera de Fermín Calbetón.

«Vecinos mayores o con movilidad reducida pedían una parada junto al ambulatorio» Mª José Barral | Presidenta AVV San Miguel

«Creo que el servicio será bien recibido y esperemos que la gente lo use» Miguel Ángel Artola | Presidente AVV Anzaran

«Es un cambio importante para la gente mayor, y para los jóvenes también» Mª Carmen Mailloti | Vecina de Anzaran

Abierto a mejoras

El transporte urbano público de Irun «funciona bien», afirmó el alcalde, pero «como casi todos los servicios, es mejorable. Para ello hay que afinar mucho y escuchar las opiniones que tienen los ciudadanos». José Antonio Santano recordó que en las reuniones que el programa 'El alcalde en los barrios' realizó en los barrios de Anzaran, El Pinar y San Miguel se trató «el problema de la movilidad», especialmente en lo que se refiere a «un porcentaje importante de personas que ya tienen cierta edad, o que padecen dificultades de movilidad». La incorporación de la L4 al servicio de transporte público urbano se plantea como una respuesta a esa demanda. «Es un cambio importante y vamos a ver como funciona», explicó José Antonio Santano, que dejó abierta la posibilidad de «hacer ajustes» en el servicio, «porque, al final, quien nos indica si las cosas funcionan bien o no son los usuarios».

Mari Carmen Mailloti, vecina de Anzaran, aseguraba que la implantación de esta nueva línea «es un cambio importante para la gente mayor del barrio, y también para los jóvenes; muchos vecinos que tienen que subir y bajar esas cuestas...». La L4 es una mejora «que se agradece». Mari Carmen afirmaba que, ahora, toca dar a conocer esta nueva línea de autobús «y que la gente la use».

El presidente de la AVV Anzaran, por su parte, recordaba que el tema de la movilidad ha sido recurrente en las reuniones de 'El alcalde en los barrios'. Los vecinos solicitaron escaleras mecánicas, si bien «el ayuntamiento descartó esta opción por su coste y mantenimiento. Surgieron otras propuestas, como la posibilidad de taxis compartidos... pero aquello no cuajó, y la solución directa era tener un autobús que comunicase el barrio con el centro, con el ambulatorio y con otras líneas». Miguel Ángel Artola opinó que la nueva L4 «va a ser bien recibida por el barrio de Anzaran», y que «los vecinos la utilizarán bastante; esperemos que así lo hagan».

Desde San Miguel, María José Barral recordaba que este barrio cuenta con un centro social de mayores, muchos de cuyos usuarios habían solicitado un servicio de transporte como el que proporciona la nueva L4. Además, «muchos vecinos del barrio acuden a sus consultas al ambulatorio del centro. Personas mayores, o con problemas de movilidad, habían pedido una parada» junto al centro médico. Era una petición que desde la AVV suscribían y habían trasladado al Ayuntamiento «hace ya tiempo. Ha tardado, pero por fin ha llegado», concluía la presidenta de la AVV.

Novedades en la L2 y la L3

La puesta en marcha de la L4 no es la única novedad que ha experimentado Irunbus en los últimos días: teniendo en cuenta que la nueva línea llega al barrio de Olaberria, la L3 ha pasado a prestar servicio solamente a Artia, uniendo esta zona con el centro de la ciudad. Esta línea ha recuperado la parada que realizaba en la rotonda de la calle Alzukaitz, en Arbes, y ha suprimido la del paseo de Artiga. Asimismo, se prevé que la L3 amplíe su recorrido cuando, el próximo verano, se abran al público las renovadas piscinas del Club de Tenis Txingudi .

Otro cambio es el que se ha producido en la L2, que amplía su servicio en los recorridos que llegan hasta el Parque Comercial Txingudi: a partir de ahora, realizará una parada en el polígono de Araso, con el objetivo de ofrecer una alternativa de transporte público a los trabajadores de la zona.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos