El mercadillo estrena su nuevo formato el próximo 7 de octubre

El mercadillo presentará sus cambios el 7 de octubre./F. DE LA HERA
El mercadillo presentará sus cambios el 7 de octubre. / F. DE LA HERA

Tras el sorteo celebrado esta semana, todos los asentadores que cumpliendo los requisitos habían solicitado un puesto han visto garantizada su presencia Los puestos se reordenan y se incorporan «algunas caras y productos nuevos»

IÑIGO MORONDOIRUN.

El proceso ha sido largo y no ha resultado fácil, pero el mercadillo de los sábados en la plaza de Urdanibia ya tiene fecha para su nuevo modelo. Será el 7 de octubre y aunque se trata fundamentalmente de cambios administrativos para adaptarse a las directivas europeas en la materia, supondrá algunas modificaciones que los usuarios percibirán cuando ese día se acerquen a la Parte Vieja.

El mayor cambio ha llegado en el procedimiento de adjudicación y eso es lo que levantó ampollas entre los asentadores, que temían que el nuevo modelo les privara de su presencia en el mercado. No fue así, ya que en el sorteo que se celebró el martes en el centro cívico de Plamera Montera Gunea hubo menor demanda de puestos que oferta. El nuevo mercadillo disponía de un máximo de 93 ubicaciones distribuidas entre la plaza Urdanibia y la antesala del antiguo hospital, el mismo espacio que se ocupa desde la reurbanización de la plaza, aunque dispuestas de forma ligeramente diferente.

Finalmente sólo se adjudicaron 72, una por cada solicitante que cumplía con todos los requirimientos de la Ordenanza municipal. Hubo 27 adjudicatarios en la categoría de 'Productos para el equipamiento personal y del hogar', 16 para 'Productos de caserío comarcales', 14 en 'Frutas y verduras', 10 en 'Alimentación' y otros 5 en 'Productos no existentes en el mercadillo'. Esto último supone que el próximo 7 de octubre quienes se acerquen a la plaza Urdanibia «encontrarán algunas caras nuevas y algún producto que hasta ahora no se encuentra en el mercadillo», señaló Lourdes Larraza, delegada de Policía Local y Convivencia, que es quien ha guiado la transformación del mercado callejero irundarra. «También verán a algunos vendedores en un sitio diferente y unos pasillos entre los puestos más anchos y mejor ordenados».

Cambios estéticos en el futuro

La reorganización se planteó como un proceso necesario para cumplir la ordenanza que en 2011 el Ayuntamiento aprobó atendiendo a los planteamientos que en esta materia la Unión Europea trasladaba a sus Estados Miembros.

El cambio en la normativa afectaba, fundamentalmente, a las adjudicaciones, tanto en forma (libre concurrencia bajos los principios de publicidad, objetividad, imparcialidad y transparencia) como en periodos (al contrario que hasta ahora, tendrán un plazo de vigencia). Pero esa normativa no se llegó a aplicar y eso suponía que los asentadores seguían disfrutando de adjudicaciones sin límite de plazo, pero que si alguno cesaba en la actividad, no podía adjudicarse la vacante, pese a que había solicitantes. Para nutrir de puestos un mercadillo que poco a poco se iba despoblando, Policía Local puso en marcha el proceso de adaptación a la normativa. «Ha sido largo y complicado, pero estamos satisfechos porque todo el que ha querido estar en el mercadillo y cumplía las condiciones ha podido tener su sitio».

La Ordenanza recoge también algunos cambios estéticos que pretenden una mayor uniformidad en los propios puestos, con el objetivo de que se asemejen los que pertenecen a la misma categoría. «Eso no se va a aplicar de momento. Nos sentaremos con los nuevos asentadores para negociar y acordar lo que se puede hacer en ese sentido», adelantó la edil. «Lo principal era acometer la transformación administrativa porque veíamos el mercadillo en riesgo» y esa parte ya ha finalizado.

Más

Fotos

Vídeos