Mañana se reparte un roscón de Reyes de cincuenta metros elaborado en Irun

Por partes. José Mari Arbelaitz y Constantin Colta preparan la masa del roscón gigante./
Por partes. José Mari Arbelaitz y Constantin Colta preparan la masa del roscón gigante.

El martes se pusieron en marcha con los primeros preparativos en el obrador Arbelaitz. A partir de las 12.00 se distribuirán más de 2.000 raciones en los jardines de Luis Mariano; será la dulce despedida del programa navideño del Ayuntamiento

IÑIGO MORONDOIRUN.

El obrador Arbelaitz, en la trasera del número 19 de Serapio Múgica, trabaja a pleno rendimiento. Tiene un bonito reto por delante: elaborar el roscón de Reyes gigante que mañana, 5 de enero, se repartirá en Luis Mariano dentro de la campaña de dinamización comercial que el Ayuntamiento ha organizado para estas navidades y a modo de dulce despedida de la misma.

El área municipal de Impulso de Ciudad es la que ha dado forma a toda esa propuesta de animación que se ha venido desarrollando estas últimas semanas. El delegado, Miguel Ángel Páez, quiso destacar ayer que esta propuesta del roscón gigante «fue una novedad del año pasado que tuvo muchísimo éxito y este año repetimos la fórmula» con una pequeña diferencia y es que el responsable de elaborar el roscón será irunés, concretamente «el obrador Arbelaitz. La idea es repartir más de 2.000 raciones de este tradicional dulce de Navidad para animar así a los ciudadanos a que se acerquen al centro de la ciudad en un día que habitualmente muchas personas utilizan para hacer sus últimas compras».

Mirando al cielo

Todos los que quieran catar el roscón gigante de Arbelaitz están citados mañana, a partir de las doce del mediodía, en los jardines de Luis Mariano. Inicialmente el reparto se llevará a cabo junto al parque de juegos infantiles. En caso de mal tiempo, está previsto trasladarlo al otro extremo de los jardines, aprovechando la cubierta junto a los locales comerciales más próximos a la avenida de Gipuzkoa. El año pasado, pese a que la temperatura fue bajísima, se repartió hasta el último trozo del roscón de cuarenta metros.

Será un roscón de nata en el que no faltarán ni los trozos de fruta ni el haba de la suerte

El de este año será algo más largo, de unos cincuenta metros, y para su elaboración va a ser necesario emplear, aproximadamente, 100 kilos de harina, unos 200 huevos y más de 100 kilos de limones, a lo que hay que añadir otros ingredientes propios de este típico postre de Navidad como el azúcar, el agua de azahar, la levadura y la mantequilla. Desde el propio obrador Arbelaitz confirmaron ayer que el martes por la noche ya comenzaron con los primeros preparativos para este gran roscón.

En este obrador irundarra, que tiene también su servicio de atención al público, indicaban que una vez obtenida la masa «hay que dejarla descansar en frío antes de fermentar durante tres horas. Después llega el proceso de cocción en el horno», explicaron. «El último paso es dejar enfriar el bollo y ya está listo para su degustación». Se necesitan, en total, prácticamente tres días para completar una elaboración en la que llegarán a participar hasta quince personas. El resultado será un roscón con nata de 50 metros de longitud al que no le faltarán sus trozos de fruta ni, por supuesto, el haba de la suerte.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos