Todas las líneas de Irunbus aumentaron su número de usuarios durante el año pasado

Un autobús que realiza el recorrido de la línea 2, a su paso por la plaza del Ensanche./F. DE LA HERA
Un autobús que realiza el recorrido de la línea 2, a su paso por la plaza del Ensanche. / F. DE LA HERA

Se prevé la implantación de la nueva L4 y de los autobuses eléctricos en la L1 a lo largo de los próximos doce meses. La delegada de Movilidad hizo balance de los datos de 2017, que marca «el final de un ciclo»

JOANA OCHOTECOIRUN.

El uso de los autobuses urbanos de Irunbus experimentó, el año pasado, un incremento en todas sus líneas. La delegada de Movilidad, Cristina Laborda, dio a conocer los datos concretos del servicio una vez concluido 2017: en total, los autobuses urbanos registraron 1.671.366 usos, 34.160 más que en el período anterior, lo que supone un aumento del 2%.

«El año 2017 se ha cerrado con un nuevo récord. El transporte público se utiliza más que nunca en Irun, y además vivas donde vivas», afirmó Cristina Laborda. Junto con ese «incremento global», la delegada destacó el aumento «en todas y cada una de las líneas de Irunbus». En concreto, la L1 (Zaisa-Hospital), que concentra el mayor número de viajeros con 1.203.228 usos, registró un 1,5% más que en 2016. La L2 (Centro-Ventas) aumentó su uso un 3,6%, alcanzando los 377.045 viajeros. La L3 (Artia-Centro-Olaberria) creció un 2,3% y contabilizó un total de 86.873 pasajeros.

Cristina Laborda destacó el aumento del 5% en el servicio de autobús nocturno Gautxori, que en 2016 registró un descenso en su uso pero el pasado año recibió a 4.220 viajeros. «Nos parecía importante potenciar y dar a conocer el servicio que ofrece el Gautxori», ya que elimina riesgos asociados al uso del vehículo privado en las noches de los fines de semana.

También el transporte rural a demanda ha experimentado un incremento en su uso: este servicio, que se implantó hace cuatro años, acerca a los residentes de las zonas rurales de Meaka, Olaberria y Ventas al centro de la ciudad. El año pasado registró un aumento del 4,5%, con un total de 5.359 usos. «Es un servicio también muy importante: si bien los datos globales no son excesivos, conseguimos que todos los vecinos y vecinas de Irun, independientemente de dónde vivan, puedan tener un transporte público que les conecte con el centro», subrayó Cristina Laborda.

La delegada de Movilidad se refirió también al uso de la Mugi: el número de transbordos utilizando esta tarjeta ascendió en 2017 a un total de 73.759, mil más que en el período anterior. La Mugi es empleada en más de un 80% de los viajes en transporte público que se realizan en la ciudad.

Además de ese análisis de los datos de 2017, la delegada quiso hacer un «balance de final de ciclo para el transporte urbano». La etapa que ahora se cierra se inició en 2012, cuando el uso de los autobuses registraba descensos y se realizó «una reordenación de las líneas» a fin de mejorar la situación. Cristina Laborda concretó los retos a los que se enfrenta el transporte público en este 2018 que marca el inicio de un nuevo ciclo: «es un cambio de época sobre todo en dos sentidos. Por una parte, con una clara apuesta por la sostenibilidad, las emisiones 0 y la lucha contra el cambio climático vamos a avanzar hacia que todos los vehículos de la L1 sean autobuses eléctricos. Es un proyecto complejo en el que llevamos trabajando más de dos años. Los próximos pasos serán aprobar la contratación del suministro de autobuses y de la obra para poner el pantógrafo. En este 2018 iremos viendo los frutos de ese largo trabajo y, hacia finales de año, la puesta en marcha de esos autobuses eléctricos en la L1», señaló la delegada.

Por otra parte, este año se ampliará el servicio de Irunbus «con la implantación de una nueva línea, la L4», que discurrirá por el centro hasta Anzaran, San Miguel y El Pinar, para regresar hacia la avenida Gipuzkoa con una parada frente al ambulatorio. Recorrerá también la avenida Euskal Herria, hasta Olaberria, para volver a San Juan por la plaza Urdanibia y la calle San Marcial. «Ha habido un recurso de una de las licitadoras contra la adjudicación, y estamos a la espera de que se resuelva para poner en marcha la nueva L4», explicó Cristina Laborda.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos