Korrokoitz se convierte en el enésimo objeto de polémica en la coalición de Gobierno

Korrokoitz. El ámbito está definido por la calle homónima, el canal, la trasera de los inmuebles impares de Santa Elena y la calle Uranzu./
Korrokoitz. El ámbito está definido por la calle homónima, el canal, la trasera de los inmuebles impares de Santa Elena y la calle Uranzu.

El delegado de Urbanismo y portavoz del PNV anunció ayer el acuerdo que desbloquea el ámbito y a las 3 horas el delegado de Hacienda y portavoz del PSE afirmó que no existe tal acuerdo

IÑIGO MORONDO IRUN.

El delegado de Urbanismo y portavoz del PNV, Xabier Iridoy, avanzó ayer la que parecía una gran noticia, «el acuerdo» para la ordenación de Korrokoitz, degradado ámbito en plena Parte Vieja que lleva más de dos décadas de deterioro progresivo a la espera de un desarrollo urbanístico que no llega. Iridoy dio cuenta de un proceso de negociaciones de más de un año con «los técnicos de la propiedad del ámbito» con el objetivo de alcanzar «un acuerdo con la propiedad» y aseguró que «fruto de ese trabajo, ha resultado la presentación del documento que recoge la futura ordenación de Korrokoitz».

Poco más de tres horas después de que se remitiera la nota que informaba al respecto, llegó otra, también del Gobierno local, pero ésta del delegado de Hacienda, primer teniente de alcalde y portavoz del PSE, Miguel Ángel Páez. Es decir, del otro socio del gobierno de la coalición que rige la ciudad. «Antes de alcanzar un acuerdo definitivo para el Plan Especial de Korrokoitz, debemos tener los informes técnicos necesarios», matizaba. Según Páez, más allá de coincidir «en las ganas y la necesidad de dar la mejor de las ordenaciones a ese entorno tan entrañable de la ciudad», lo que no pueden hacer los responsables políticos es «precipitarnos en las decisiones sin seguridad técnica y jurídica».

Iridoy había detallado que el acuerdo se sustentaba en un desarrollo urbanístico que contempla «un máximo de 300 viviendas, 60 de ellas Viviendas Públicas Protegidas y con dos cambios en su planteamiento para que sea viable y posible para los propietarios». Uno de ellos, reducir las cargas urbanísticas correspondientes a «la reforma del ámbito del canal y del depósito de retenida de aguas de la calle Korrokoitz». El otro, «un calendario por fases para los 33 realojos».

Partiendo desde esa base, la ordenación que explicó el edil jeltzale cumpliría «las determinaciones del Plan General» y se organizaría a partir de «un gran eje principal de tránsito y de actividad entre la plaza Urdanibia y el paseo de borde del canal de Dunboa» y «un vial para tráfico rodado por el borde del canal desde la calle Uranzu hasta la calle Santa Elena». Detalló también que aunque el perfil estándar es el de edificios de planta baja más tres, habrá variaciones para llegar incluso a baja más cinco en algunos puntos. Iridoy añadió también que la propuesta tiene en cuenta la perspectiva de género que incluye el Plan General y otras determinaciones sobre la ordenación de las manzanas y «la alineación exterior de las edificaciones».

No es la ordenación en cuestión lo que desmintió Páez después, sino que ésta sea fruto de un acuerdo. Para el socialista, toda ella no es más que «un escrito que ha entrado por registro, este pasado 30 de diciembre, con una propuesta de los promotores privados y que está pendiente de análisis por parte de los técnicos municipales. Antes de decir que es un acuerdo, debemos tener la certeza de los técnicos con informes urbanísticos, de sostenibilidad financiera y de obras que validen esa propuesta».

Para Páez, «después de tantos años», no se trata ahora de «precipitarse en acuerdos que llegan desde promotores privados», sino de «buscar la mejor ordenación posible» y, «desde luego, aquella que defienda, por encima de todo y con validez técnica, seguridad jurídica y garantía de solvencia, la operación y los intereses de la ciudad». Por eso pidió, en clara alusión a su socio de Gobierno, que «antes de hablar de acuerdos que no se han dado, se analicen las cosas como es debido». Aseguró que hay tiempo para elaborar los informes necesarios «sin precipitación y analizarlos en la Comisión de Coordinación Territorial que forman las áreas de Urbanismo, Obras y Hacienda junto con los Servicios Jurídicos del Ayuntamiento. Así es como se ha hecho hasta ahora con todo lo relativo a este ámbito».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos