Irun disfruta de su día grande

Miles de irundarras han disfrutado del día grande de sus fiestas. Foto: DE LA HERA
Miles de irundarras han disfrutado del día grande de sus fiestas. Foto: DE LA HERA

El día grande de San Marcial se luce en las calles de la ciudad a pesar de la lluvia

Ainhoa Iglesias
AINHOA IGLESIAS

Irun vivió ayer su día grande. Como cada 30 de junio, la ciudad recuerdó la victoria de sus milicias sobre las tropas francesas en la batalla de San Marcial de 1522, cuando, según cuenta la tradición, mujeres, ancianos y niños lograron distraer la atención de sus enemigos con antorchas, haciéndoles creer que eran atacados por un flanco, cuando realmente sufrirían el asalto por su retaguardia.

La fiesta arrancó en torno a las seis de la mañana con la tradicional Diana en la Plaza San Juan. Las compañía fue formándose a continuación por los barrios y calles de Irun hasta que, sobre las 7.30 el Alarde Tradicional dio sus primeros pasos. Compuesto por más de 8.000 soldados y 19 cantineras repartidos en 20 compañías, el Alarde Tradicional protagonizó una arrancada especialmente emotiva, por la cantidad de gente que arropó el desfile en la calle y los balcones a pesar de la lluvia.

Juan José Martínez se estrenó muy sonriente en el puesto de cabo de hacheros y condujo a la compañía hasta el Ayuntamiento. Entre sus filas se pudo reconocer a ilustres irundarras, como los hermanos Julen y Gurutz Aginagalde, que este año han cumplido el sueño de desfilar con los hacheros.

Las cantineras, flanqueadas por sus tropas, también marcharon muy sonrientes, hasta que todos tomaron posiciones frente a la fachada del Consistorio. En ese momento el general Paco Carrillo entró al trote en la plaza, cuando lo habitual es ver acceder al galope a esta figura clave. No obstante, el pavimento empapado llevó a Carrillo a guiar a su caballo con paso firme, pero prudente.

Tras pasar el general revista, saludar al consistorio y proclamar los habituales 'Gora Irun!' 'Gora San Marcial!', el protagonismo fue para el cornetín de Ion Agudo. No es nada fácil hacer sonar un cornetín, pero la maestría de Agudo logró que los toques sonaran claros, nítidos, perfectos.

La Tamborradainterpretó entonces el Teiro, la pieza musical que acompaña a la compañía Bidasoa en la recogida de la bandera de la ciudad en los 'arkupes' del ayuntamiento.

Después se siguió fielmente el orden del día, y el sonido atronador de los cañonazos de la batería de artillería y las descargas de las escopetas cruzaron el aire. Las descargas dejaron en el general diferentes sensaciones. Si bien la primera fue muy uniforme, casi perfecta, y provocó que asomara una sonrisa al rostro de Paco Carrillo, un problema en la segunda descarga hizo que tirara de carácter. Antes de dar la orden de apretar el gatillo, varias escopetas dispararon al aire, quizá unas contagiadas por otras, por lo que Carrillo se dirigió a sus hombres visiblemente molesto. Tras el estruendo desordenado de esa segunda descarga, una tercera mucho mejor sincronizada dejó un poso dulce y de nuevo festivo entre los ciudadanos que disfrutan del día grande de Irun, bien desde las filas de los alardes, bien fuera de ellas, en las calles del municipio.

Tras completar el recorrido por el corazón de Irun, como siempre con el interés especialmente puesto en la cuesta de San Marcial -este año más estrecha tras las obras-, las compañía llegaron a la iglesia del Juncal. Finalizado el recorrido del Alarde Tradicional, todos emprendieron la subida al monte San Marcial, donde a las doce la Corporación Municipal cumplió con el voto secular del año 1522. Después, la ofrenda floral y la misa en la ermita cerraron el programa matutino.

Recepción en el Ayuntamiento

Como en años anteriores, el alcalde irundarra, el socialista José Antonio Santano, recibió únicamente en el Ayuntamiento al Alarde Tradicional, que no permite a las mujeres participar como soldado, sino solo como cantineras. El regidor presenció el desfile desde la balconada del Consistorio, en esta ocasión acompañado por el delegado del Gobierno central en Euskadi, Javier de Andrés.

El Alarde Público por su parte contó con el apoyo del Ararteko, Manuel Lezertua, la directora de Emakunde, Izaskun Landaida, el diputado foral de Cultura, Denis Itxaso, y representantes de formaciones como EH Bildu, como su portavoz en Juntas, Xabier Olano, y su portavoz en el Parlamento vasco, Maddalen Iriarte, así como de Ezker Anitza-IU y Podemos.

En declaraciones a los medios de comunicación al ser preguntado por el Alarde Público, De Andrés señaló que parece "bastante más flojo" que el tradicional en cuanto a la participación, a lo que añadió que parece, además, que "cuenta con menos gente de Irun".

Por su parte, Manuel Lezertua recordó que todavía hay "cosas que solucionar" para lograr la igualdad en la celebración de esta fiesta. Maddalen Iriarte felicitó al Alarde Público y preguntó a Santano, al lehendakari, Iñigo Urkullu, y al diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, "por qué no lo reciben" en el Ayuntamiento irundarra.

Alarde Público

Minutos después de concluir el Alarde Tradicional, concretamente a las 10.18, la arrancada del Alarde Público tomó el relevo de la fiesta en el centro de Irun.

Después de que la Caballería tomara posiciones en la plaza San Juan, el resto de las compañías fueron entrando en orden hasta completar la formación. En su cuarto año al frente del Alarde Público, la general, Inma Landa, accedió a la plaza a un galope ligero para pasar revista a sus tropas.

El encargado de hacer sonar el cornetín fue Jon Amategi, quien hejecutó su misión sin contratiempos. Tras los habituales 'Gora Irun!', 'Gora San Marcial!', y después de que la tamborrada concluyera su marcha pasando bajo los 'arkupes' del consistorio, la compañía Bidasoa recogió la bandera de Irun. Su cantinera, Adriana Muñoz Villar, muy sonriente y emocionada fue, sin duda, una de las protagonistas.

La general Inma Landa ordenó a continuación ejecutar las descargas. La primera y la segunda, muy sincronizadas, provocaron que los caballos se revolvieran un poco, pero sin incidencias reseñables. Para la tercera descarga Landa cedió el honor de dar la orden a su comandante, Idoitz Martin.

Completado el orden del día habitual frente a la fachada del Consistorio, el Alarde Público fue saliendo progresivamente de la plaza para empreden la marcha por las calles del centro de Irun. Un trazado que recorrió por primera vez la compañía Banda, que junto a su cantinera, Isabel Guevara Gracenea, se estrenó ayer en el Alarde Público.

El desfile de la tarde

Por la tarde, el Alarde volvió a desfilar por las calles de Irun, congregando a una multitud que desafió las leyes de una meteorología adversa. Pero no importó. Ayer fue el día grande en Irun y todos, grandes y pequeños, mayores y jóvenes, volvieron a dejar claro que el 30 de junio es una jornada sagrada a orillas del Bidasoa.

PROGRAMA DE FIESTAS - 1 JULIO

08:00:
Concurso de ganado en la plaza Urdanibia. Organiza Kurpil Kirolak. La entrega de premios será a las 13.00.
10:00 a 13.00:
En la plaza Urdanibia, trikitilaris, bertsolaris y deporte rural.
18:00:
XXVII Campeonato del Bidasoa de baile a lo suelto y romería popular en la plaza Urdanibia, organizados por Meakako Adixkideak Dantza Taldea.
18:00:
Festival de pelota a mano profesional, organizado por Kurpil Kirolak en el frontón Uranzu.
22:00:
Salida de las fanfarres Elizatxo y Los Perolas, que actuarán por las calles del centro.
22:45:
Fuegos artificiales a cargo de Pirotecnia Caballer, desde el bidegorri de Santiago.
23:15:
Festival de monólogos en la plaza del Ensanche, con Nene y José Boto. Presenta Mario Simancas.

MÁS INFORMACIÓN

Fotos

Vídeos