«No hay informes que garanticen la legalidad ni la viabilidad de la propuesta», dice el PSE

El delegado de Hacienda y portavoz socialista, Miguel Ángel Paéz, insistió ayer en que «un acuerdo urbanístico» con promotores privados y cargas de urbanización de miles de euros «no se cierra sin el aval de los técnicos». Según él, modificar el Plan Especial de Korrokoitz requiere de un informe urbanístico y otro financiero, «necesarios para garantizar la legalidad, la viabilidad y la defensa de los intereses de la ciudad. El expediente puede consultarse: a día de hoy, está pendiente de esos informes. Sin ellos, el acuerdo no es posible; es sólo la opinión favorable de un concejal a la propuesta de unos promotores privados».

Páez recordó que la ciudad ha invertido «mucho dinero» en remodelar de la Parte Vieja y ha hecho la zona «más atractiva para la construcción. Tras muchas reuniones durante muchos años, estamos más cerca de cerrar un acuerdo, pero tiene que ser legal, válido y beneficioso para la ciudad. No sé las razones (de Iridoy) para dar por bueno, sin opiniones técnicas, un acuerdo con privados, pero ésta no ha sido nunca, ni será, la forma de trabajar en el Ayuntamiento de Irun».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos