Los hoteles, muy cerca del lleno total en julio y en agosto

IRATI JARA IRUN.

Otra impactante cifra que ha dejado el verano es la de la ocupación hotelera, superior al 90% en julio y por encima del 95% en agosto, según datos de Bidasoa activa, mejorando los datos de 2016, del 89% y el 92%, respectivamente.

«Todos los clientes nos comentaban que venían aquí por el tiempo, huyendo del calor», señalaba una de las recepcionistas del Hotel Urdanibia. «Algunos pueden querer ir a la playa, pero la mayoría vienen a visitar la zona», apuntaban en el Hotel Alcázar. Donostia es punto de visita obligatorio, pero no cualquiera puede permitirse alojarse allí. Sus prohibitivos precios llevan a los visitantes a una búsqueda más exhaustiva por los alrededores. «Alojándote en Irun estás a 15 minutos de Donostia pagando tres veces menos, eso la gente lo sabe», reivindican en el céntrico hotel irundarra que añade como ventaja de la ubicación de la ciudad, no sólo la cercanía a la capital sino que se encuentra en un punto central entre ésta, Hondarribia, Francia y Navarra.

«Mejor que el año pasado»

Todo esto ha impulsado la ocupación estival en la ciudad. «Hemos rozado el 100% los dos meses», señalaba Daniel Sánchez, del Hotel Ibis, sobre su caso particular. María Jesús Bengoetxea, del Hotel Aitana, coincidía: «Ha ido muy bien, hemos tenido mucho trabajo y la ocupación ha sido muy alta, mejor que la del año pasado». Gente de paso hacia Andalucía, o hacia Luxemburgo, pero también familias y grupos de amigos. «Los que viajan hasta aquí, normalmente, ya saben a lo que vienen. Si no, siempre les damos información de qué visitar, cómo moverse, del transporte público, etcétera», apuntaba la hostelera.

El turismo español, especialmente el catalán, es el que que más triunfa, a excepción del Hotel ETH que recibe, sobre todo, muchos clientes internacionales que vienen de paso, aunque el Ibis también da cobijo a muchos italianos, franceses y holandeses, según contaba Sánchez. «Para nosotros, este año julio ha sido más potente que agosto», decía Óscar García, del ETH. «Hemos subido el precio y la ocupación, así que cada año mejor». En el Hotel Aitana, sin embargo, respaldando la tónica general, agosto ha sido mejor. «En julio y en septiembre se trabaja muy bien, pero en agosto hay más gente».

Lo que sí han advertido en el Hotel Alcázar es un cambio en la manera de gestionar las reservas. «Ya no hay clientes de hotel en hotel buscando habilitaciones. Todo lo hacen por internet. Si online no quedan habitaciones, no se molestan en venir porque consideran que ya no hay ninguna libre, aunque no siempre es así. Quizá por eso venga menos gente de paso», explica una de sus recepcionistas. «Es curioso cómo ahora la gente puede llegar a hacer su reserva incluso desde el jardín del hotel».

Fotos

Vídeos