El Gobierno municipal saca a concurso las obras del futuro centro nocturno

El nuevo servicio estará ubicado junto al comedor social, en el antiguo hospital.
El nuevo servicio estará ubicado junto al comedor social, en el antiguo hospital. / F. DE LA HERA

Ubicado en las instalaciones del antiguo hospital, ofrecerá veinte camas durante todo el año y ampliará el servicio si la temperatura cae por debajo de los 8 grados

IÑIGO MORONDO IRUN.

El decreto de Cartera de Servicios y Prestaciones definió las competencias en servicios sociales que corresponden a cada uno de los diferentes niveles administrativos. Entre otras cosas, emplazó a ciudades y comarcas con una población determinada a prestar un servicio de albergue nocturno para personas que pernoctaban al raso. Con su población, la comarca del Bidasoa está obligada a contar con un centro de estas características y lo tendrá a partir del año próximo.

El Gobierno municipal ha sacado a concurso esta semana las obras de adecuación de unos espacios en desuso dentro de las instalaciones del antiguo hospital para que se conviertan en ese centro nocturno. Con un coste máximo de 475.000 euros y en un plazo de 5 meses, se habilitará un equipamiento público de cuatro habitaciones y veinte camas que funcionará todos los meses del año. «En una sociedad civilizada no se puede aceptar que haya personas que tengan que dormir en la calle», señaló el alcalde, José Antonio Santano. «Habrá gente que no quiera ir a un espacio de estas características, eso ocurre siempre y no vamos a obligar a nadie, pero lo que demuestra que somos una sociedad avanzada y una ciudad sensible es que tengamos los recursos necesarios para evitar que alguien tenga que dormir en la calle».

Además de las veinte camas, el nuevo servicio ofrecerá un espacio para el aseo personal y una pequeña lavandería y tendrá la posibilidad de ampliar la oferta cuando se active el dispositivo de frío. «Desde hace años contamos en la ciudad con ese servicio. Cuando la temperatura cae por debajo de determinada cifra», antaño fueron seis grados, ahora son ocho, «se activa este dispositivo para que nadie duerma al aire libre. Antes lo hacíamos en colaboración con hoteles y hostales de la ciudad; ahora habilitando dentro de las instalaciones municipales del antiguo hospital un espacio con hamacas para dar ese servicio», recordó. Aunque con el futuro centro nocturno habrá camas todo el año, serán más cuando se active el dispositivo de frío.

En cualquier caso, la solución de las hamacas que se empleó el pasado invierno se volverá a usar en éste. «Para cuando adjudiquemos la obra podemos estar en enero», apuntó el primer edil y aún quedarán los cinco meses de trabajo.

Santano anunció que en la gestión del futuro centro «no vamos a innovar; hemos mirado cómo funcionan centros de estas características que ya hay en otras ciudades». Está por ver cómo se concreta el máximo de días de uso, la rotación y cuestiones similares que han sido origen de problemas en algunos de esos mismos equipamientos. «Iremos hablando de eso; hay cosas por abordar, pero hay tiempo. El problema es que haya gente viviendo de continuo en la calle. No es aconsejable que se queden permanentemente en un centro de este tipo, hay que intentar que sea una transición. Pero es algo que nos supera como Ayuntamiento. Nosotros aportamos nuestro granito de arena, pero el problema es más complejo y, sobre todo, atañe a otras administraciones con las que tenemos que trabajar».

Fotos

Vídeos