El fin de fiesta, también bajo el paraguas

Concurso de ganado. Las figuras centrales del día, las vacas, se mostraron al público pese al mal tiempo. / FOTOS: F. DE LA HERA

Los deportes y la cultura vasca fueron los protagonistas en la mañana del 1 de julio en plaza Urdanibia | El mal tiempo no impidió que cientos de irundarras se acercaran, ya fuera a disfrutar de las exhibiciones deportivas y de la música, o a ver de cerca el ganado

IÑIGO MORONDOIRUN.

La lluvia del día 30 junio no fue broma. Ha sido el San Marcial más lluvioso en Irun en el último siglo. Después de haber dificultado a todos los irundarras el disfrute de los Alardes e igualmente de los ratos de ocio previos, intermedios y posteriores, esa lluvia, aunque con menor intensidad, decidió quedarse otro día más. Así que otro día más hubo que combatirla. Era más fácil que la víspera. Podía recurrirse anoraks de colores, a calzados de monte incluso. Así que bien pertrechados y paraguas en mano, cientos de irundarras se acercaron a la plaza de Urdanibia para disfrutar del Baserritar Eguna, la jornada del cierre festivo organizada cada año por la sociedad Irungo Euskal Kirolak con la colaboración del Ayuntamiento.

La del 1 de julio es siempre una jornada especial en Irun y ayer la lluvia pudo restar algo de brillo y de público, pero no pudo evitar que lo volviera a ser. Decenas de niños y niñas tuvieron la oportunidad de ver de cerca espectaculares vacas, auténticos ejemplares de concurso. Cierto que a ellos poco les importa si el animal en cuestión cumple bien con las características propias de su raza, pero lo cierto es que lo bien cuidados que están estos ejemplares y el hecho de ser elegidos para participar en un certamen los convierte en un espectáculo digno de ver para los mayores y en «una pasada», para los críos. «Le encantan los animales y todos los años quiere ver las vacas», contaba Ainara, la ama del chico agarrado a las vallas del recinto en el que se paseaba al ganado vacuno mientras el juez argumentaba las decisiones que había tomado para la valoración. «Da igual que esté lloviendo. Es imposible decirle que no vamos a venir». Así, familias llenaban la plaza Urdanibia, acariciando el suave pelo vacuno o admirando a los animales en una distancia propia de quien los valora y, al mismo tiempo, los 'respeta'.

No eran por supuesto el único público del concurso ganadero, ni tampoco era éste el único motivo que había llevado gente a la plaza Urdanibia. Algunos productores artesanso habían instalado puestos en la zona, especialmente llamativo uno de quesos entre las txosnas y la calle Uranzu que hacía la boca agua a cualquier amante del producto que se acercara lo suficiente.

Sobre todo los más jóvenes disfrutaron de los ejemplares del concurso de ganado

Los deportistas rurales ignoraron el mal tiempo y completaron una gran exhibición en la plaza

Trikitixas por la mañana y la romería de la tarde pusieron música a la jornada

Hubo trikitixas en vivo a las diez de la mañana para ir despertando al personal, que parecía aún arrastrar algo de día 30 aún a sus espaldas. La situación requería público más espabilado para seguir las bromas de los bertsolaris que actuaron desde el tablado. Fue sólo un pequeño aperitivo porque después desplegaría su material la 'troupe' de deportistas rurales que coordina Migueltxo Saralegi. Hubo aizkolaritza en distintas modalidades y harrijasotzailes con piedras de muy distinto peso y porte. Tuvo algo de competición, pero mucho más de exhibición y fueron muy valoradas y agradecidas ambas vertientes por los muchos que asistieron al espectáculo, que supieron reconocer el mérito de los jóvenes, trabajando en condiciones poco ideales sin dar muestras de que el agua fuera un problema. Realizaron incluso la exhibición de corte de tronco en vertical a cinco metros de altura, a cargo de Eneko Saralegi, ovacionada por el público. Tras una nueva sesión de bertsolaritza llegó el momento del reparto de premios del Concurso de Ganado para cerrar la mañana. Por la tarde, regresó el ambiente a la plaza Urdanibia con la disputa del XXVII Campeonato del Bidasoa de Baile a lo suelto y una romería popular, organizado todo ello por Meakako Adixkideak Dantza Taldea. Mientras, a pocos metros, el frontón Uranzu acogía el que será su último gran festival de pelota antes de someterse a la remodelación integral que lo transformará en una instalación deportiva más contemporánea.

Fotos

Vídeos