SPI ve a PSE y PNV en «estrategias electoralistas» tanto con Korrokoitz como con la discusión sobre la Ronda Sur

Considera el acto de conciliación de Santano e Iridoy en el juzgado de «circo mediatizado» y lo califica de «bochornoso, patético y sorprendente»

IÑIGO MORONDO IRUN.

El portavoz del grupo municipal Sí se Puede Irun, David Soto, no se guardó ninguna crítica a la hora de valorar los dos asuntos que han enconado el debate público entre PSE y PNV: la Ronda Sur y el acto de conciliación entre el alcalde, José Antonio Santano, y el portavoz jeltzale, Xabier Iridoy, a cuenta de las razones que el primero dio para cesar al segundo como delegado de Urbanismo.

Para Soto, el acto de conciliación celebrado el jueves en el juzgado por demanda del edil jeltzale, fue «un circo mediatizado» y calificó de «bochornoso que el máximo representante de este Ayuntamiento acuda a ese acto con el que hasta hace dos días era su socio de Gobierno. Es patético y sorprendente que se haya llegado a estos niveles». Para aclarar qué ocurrió en Korrokoitz «se hace cada vez más necesaria la Comisión de Investigación». Sobre el informe relativo a la modificación del Plan Especial, aseguró que «en sus conclusiones, lo califica de 'favorable'. También dice que tiene errores que corregir, en asuntos importantes, más en este ámbito, como los realojos. PNV y PSE intentan prefigurar cierto imaginario de cara a la Comisión: unos diciendo que las conclusiones son favorables; los otros hablando de errores en líneas rojas». Soto percibe, asimismo, «una actitud de endiosamiento en quienes llevan tanto tiempo gobernando la ciudad y una incapacidad del alcalde para lidiar con la situación», lo que, estima, «demuestra la necesidad de cambio en el gobierno municipal. Se hacen necesarias otras formas de actuar».

En la misma clave «electoralista» situó el edil la discusión sobre la Ronda Sur entre «dos partidos que durante años no han mostrado divergencia alguna» y que «siguen compartiendo gobiernos en el resto de instituciones de este país. Están demostrando la naturaleza de sus pactos: puro reparto de poltronas y recursos». Aludió a que el PSE forma parte del Gobierno Foral «y aprueba sistemáticamente los presupuestos de Gipuzkoa», donde debe recogerse «el compromiso financiero» foral.

Criticó que los socialistas «llevan años en una estrategia de posicionar Irun como una isla para presentarse como los únicos que defienden los intereses de la ciudad contra ataques de Gobierno Vasco o Diputación, como si los demás defendiéramos intereses partidistas. El PNV sigue en la línea de no aclarar la cuestión. Si en un primer momento hubieran dicho que el compromiso financiero era claro, nos habríamos evitado todo esto». Señaló que «el Ayuntamiento de Irun parece vivir en una burbuja» y, por otra parte, pidió a Diputación «que materialice los acuerdos que alcanza».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos