Entrenador y nueve jugadores nuevos para empezar el curso

El Real Unión planifica la plantilla de la próxima temporada | Eneko Romo también está pendiente de renovar a algunos hombres, como es el caso de Mario Capelete

BORJA OLAZABAL IRUN.

Un nuevo Real Unión está empezando a andar. Parece que no se mueve, pero lo cierto es que ya ha dado algunos pasos importantes. Se han tomado algunas decisiones que le van a cambiar mucho la cara al equipo que compita la próxima temporada. Y, al fin y al cabo, lo que pasa en la primera plantilla y en la competición en Segunda División B es vital para la regeneración del club. Para volver a luchar por objetivos importantes. Para volver a despertar la ilusión entre unos aficionados que se han ido alejando del Real Unión.

El primer cambio importante llegó nada más acabar el curso. La secretaría técnica decidió no ofrecerle la renovación a José Luis Ribera y apostar por un entrenador de un perfil totalmente diferente, tanto al propio Ribera como a lo que había tenido el equipo en el banquillo en los últimos años.

Eneko Romo ha apostado por Juan Domínguez, que va a dejar de ser futbolista para colocarse el traje de entrenador. Además de contar con el título de técnico nacional, es licenciado en INEF. Cierto es que no tiene experiencia dirigiendo una plantilla sénior, pero conoce de sobra lo que es un vestuario de este nivel y la categoría.

Habrá que esperar para saber si Juan funciona o no, pero lo cierto es que se trata de una apuesta atrevida, además de arriesgada, y de un hombre que siempre ha conectado bien con la afición.

Centro del campo

El cambio de entrenador es el gran cambio de cara para la próxima campaña, pero la plantilla que tendrá entre manos el donostiarra será bien diferente a la que ha finalizado la última temporada. Y es que son nueve los jugadores que no van a seguir vistiendo de txuribeltz. Y, por lo tanto, nueve las caras nuevas que deberá fichar la secretaría técnica.

Eneko Romo y Juan Domínguez van a tener que trabajar intensamente en las próximas semanas para contratar a los jugadores necesarios para formar una plantilla de garantías de cara al próximo curso.

Entre los jugadores que no siguen están los tres cedidos, que vuelven a sus clubes de origen; Ignacio Otaño, Ander El Haddadi y Sergio Llamas. No cuentan con oferta por parte del Real Unión Mikel Alonso, Mikel Martins, Josu Hernáez ni Iker Rodellar. Además, Joseba Arriaga dejó el equipo en el mercado invernal y Juan Domínguez pasa a ser el entrenador.

Teniendo en cuenta los jugadores que no van seguir en Irun, una de las prioridades pasa por el centro del campo. Sin Alonso, Martins, Llamas ni Rodellar, solo quedaría en la plantilla Ekhi, un hombre que ha jugado de defensa o de centrocampista de corte defensivo, para esta línea. Es decir, la dirección deportiva necesitaría hacerse con cuatro jugadores para la medular.

Del centro del campo hacia arriba, y teniendo en cuenta que no estarán El Haddadi, Hernáez, Arriaga ni Juan, las parcelas a cubrir serían dos, las bandas y la mediapunta. Posiciones importantes después de una campaña en la que el equipo ha tenido muchas dificultades para atacar y hacer gol.

Estos son los cambios seguros que tendrá que realizar Romo para la plantilla de la temporada que viene. Un trabajo muy importante y que determinará el devenir del equipo el próximo curso.

Además, el club va a cerrar la renovación de algunos jugadores que terminan contrato, como es el caso de Mario Capelete.

Si el Real Unión es capaz de dotar a Juan Domínguez de un buen grupo de jugadores y este es capaz de cohesionar bien el grupo, que por su forma de ser parece una virtud segura, las cosas pueden cambiar para bien.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos