«El despertador en casa de mi abuelo era el relinchar de los caballos»

Javi Silvelo ya lo tiene todo preparado en Ametsenea. / ARIZMENDI
Javi Silvelo ya lo tiene todo preparado en Ametsenea. / ARIZMENDI

Javi Silvelo Aprendiz de Sueño y Amets | Este joven salmantino afincado en Irun está a punto de cumplir un sueño que empezó siendo un caballo y ahora es una hípica: Ametsenea

YLENIA BENITO

Antonio Machado dijo una vez que «si es bueno vivir, todavía es mejor soñar y, lo mejor de todo, despertar». Despertar para, por ejemplo, cumplir esos sueños. En el caso de Javi Silvelo, despertar para realizar y montar sueños. Así nace Ametsenea, la casa de Amets, el caballo de Javi, y de muchos de los sueños y recuerdos de este joven irundarra de adopción. Viene de un lugar en el que las ruedas y la gasolina no te llevan tan lejos como las cuatro patas y el relinchar de un caballo. Los sueños de Javi han ido siempre a trote y ahora, con Ametsenea, comienzan a ir a galope también.

-Nunca he montado a caballo, Javi, pero empecemos a trotar...

-Aquí en Ametsenea podrías probar y aprender, ¡estas en el lugar adecuado!

«En mi tierra es habitual encontrarte un caballo a la puerta de un bar, allí no cogemos el coche»«El caballo es noble, pero siempre está predispuesto a no trabajar. Necesita disciplina y confianza»

-Bonito nombre para una hípica: Ametsenea. ¿Por qué?

-Lugar de sueños, sí. Mi primer caballo se llamó Sueño y el primer caballo que tuve aquí en Irun, Amets.

-¿El primero en Irun? ¿Dónde tuviste el 'otro primero'?

-(Risas) Yo, en realidad, soy de Salamanca. Me he criado allí, pero ya llevo once años aquí en Irun.

-La pasión por los caballos surgió, por lo tanto, en Salamanca...

-Sí, así es. Fue mi abuelo quien me lo enseñó todo, o casi todo.

-¿Él tenía una hípica?

-Tenía una cuadra, mi abuelo siempre se ha dedicado a los caballos. Yo me he criado entre ellos. Desde que nací recuerdo a mi abuelo trabajando con caballos. Era su modo de vida. Teníamos una cuadra justo detrás de casa, muy cerca. Nuestro despertador era el relinchar de los caballos.

-¡Seguro que madrugabais!

-Claro, recuerdo perfectamente ir con el vaso del 'Cola-Cao' a la cuadra a ver qué hacía mi abuelo.

-¿Y qué hacías?

-De todo. Les daba de comer, los cepillaba, salía al campo con ellos, ayudaba a domarlos...

-Vaya, ¿cuántas veces te han preguntado si eres el hombre que susurraba a los caballos?

-(Risas) No muchas. Allí los caballos son un modo de vida, es muy diferente a lo que son aquí.

-¿Por qué?

-En mi tierra es habitual encontrarte un caballo a la puerta de un bar. Allí no se coge la bici para ir a hacer un recado, se va a caballo. No se arranca el coche para ir al bar o a cualquier otro sitio, se va a caballo. Aquí está más vinculado al ocio, al paseo, travesías... ¡Es muy diferente!

-En ese ambiente y con tu abuelo de maestro, supongo que lo habrás aprendido todo sobre los caballos.

-Con mi abuelo he aprendido muchísimo, pero aún me queda mucho por aprender. Cada maestro tiene su librillo, dicen. Pues es verdad. He estado con domadores profesionales o jinetes que también me han enseñado mucho. Puedes estar haciendo algo desde siempre y aprender una forma nueva y mejor de hacerlo.

-Las formas también habrán cambiado mucho con el paso del tiempo, ¿verdad?

-Sí, por ejemplo en la doma. Ahora la doma tradicional está peor vista. Dicen que es demasiado agresiva.

-¿Falta cariño en la doma más tradicional?

-Yo creo que no. Yo recuerdo a mi abuelo utilizando una forma de domar con la que daba confianza y disciplina a los caballos. No es solo cosa de cepillarlos y darles zanahorias. La doma natural está bien, sí, pero los caballos necesitan disciplina y confianza. Tienen que aprender recursos para solucionar problemas.

-Con la fama de nobles que tienen los caballos, seguro que aprenden rápido.

-Sí, el caballo es un animal con mucha nobleza, pero siempre predispuesto a no trabajar.

-¡No me digas! ¿Son vagos los caballos?

-Sí, sí, siempre buscan excusas para no trabajar. Y eso se soluciona con disciplina y cariño, claro. Mira, mi abuelo siempre decía una frase. Es muy antigua, pero la recuerdo bien: «Un caballo es como un vestido de novia. Nunca hay que tocarlo, solo un día».

-Pero un caballo es para toda la vida, tu aún recuerdas el primero...

-¡Claro! De Sueño no me voy a olvidar nunca.

-Con Sueño empezó el sueño, ¿pero cuándo comienzas a dedicarte en serio?

-La verdad es que siempre me he dedicado a los caballos, aunque trabajara en otras cosas... ¡Los caballos siempre estaban ahí! Menos cuando vine a Irun...

-Viniste sin Sueño, pero con sueños...

-¡Así es! Estaba a gusto, pero notaba que algo me faltaba. Me faltaba un caballo, así que compramos uno: Amets. Mi primer caballo en Irun y el caballo que más me ha enseñado.

-¿Él a ti?

-Sí. Amets me ha enseñado mucho, me ha dado humildad, me ha puesto a prueba muchas veces, nunca ha tenido un gesto de maldad... Amets me ha dejado retroceder y volver a avanzar. ¿Cómo no iba a llamar a la hípica Ametsenea?

-Desde luego, ¿pero en qué momento decides que el sueño debe comenzar a galopar?

-Dedicarme a los caballos siempre había sido un sueño, sí, pero me lo planteé en serio a raíz de ser padre. Aner también tiene algo de 'culpa'.

-¿Por dónde se empieza a montar una hípica?

-Lo primero fue encontrar el terreno adecuado. Necesitábamos un lugar que se ajustara a nuestra economía, pero también que fuera cómodo y seguro para los caballos. Si hay un peligro, ten por seguro que un caballo irá allí.

-¿Cómo lo encontraste?

-Fue una casualidad muy bonita. Encontramos un terreno en Oiartzun que, además, es de un salmantino. ¡Como yo!

-Empieza el galope...

-Sí, estamos terminando de acondicionar la hípica para empezar a trabajar en serio. Amets, por supuesto, ya está allí.

-Amets y todos tus sueños. ¿En qué quieres que se convierta Ametsenea?

-Quiero que sea un lugar donde la gente pueda aprender y disfrutar de nuestra filosofía. Cuidar de los caballos para que estén bien física y mentalmente. Queremos enseñar a los más pequeños, pero también a gente que quiera competir. Tenemos muchas ideas, ¡estamos deseando trotar y galopar en compañía!

Temas

Irun

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos