«Si no desarrolla conciencia de especie, el ser humano colapsará»

Comentarista de excepción . El arqueólogo Eudald Carbonell contestó a las preguntas de alumnos ayer en el Ficab./F. DE LA HERA
Comentarista de excepción . El arqueólogo Eudald Carbonell contestó a las preguntas de alumnos ayer en el Ficab. / F. DE LA HERA

El prestigioso arqueólogo y codirector de Atapuerca, Eudald Carbonell, estuvo ayer en el Amaia y hoy repite coloquio dentro del Ficab en Orona Fundazioa

IÑIGO MORONDOIRUN.

El ser humano necesita desarrollar conciencia de especie para que la civilización no colapse como les ocurrió a otras en el pasado. Es fundamental mantener vivas las lenguas minoritarias porque cada lengua es una forma de pensar y necesitamos pensar de formas diferentes para alcanzar soluciones. La selección cultural sustituyó a la selección natural. Para evitar los desastres del pasado necesitamos conciencia operativa: solidaridad, complementariedad, diversidad.

Alfonso Par y Eudald Carbonell afrontaron el difícil reto de trasladar estas ideas y otras similares a un documental para adolescentes. Nació así 'En busca del futuro perdido', una película de una hora de duración que ayer mostraron en la Sección Educativa del Ficab en una sesión a la que acudieron centenares de alumnos de Eguzkitza, San José (Hondarribia) y Cristóbal Gamón (Errenteria), que no se desengancharon de la proyección en ningún momento y mostraron después su interés en un activo e interesante coloquio con ambos expertos.

Sección Educativa - C
C. Amaia
11.00 horas
'Una historia de 29.000 años''. Diogo Vilhena. Portugal. 4'.
11.05
'Handpas. Las manos del pasado'. José Camello Manzano.España. 32'.
11.35
'Arte sobre piedra'. Inma Álvarez/Maddalen Errazquin. España. 15'.
Sección CBA - Biblioteca CBA
17.00
'Piel de alma'. Pierre Oscar Levy. Francia. 91'.
Sección Oficial - C
C. Amaia
19.00
'La tumba de Gengis Kan, el secreto desvelado'. Cédric Robion. Francia. 90'.
20.30
'China, los tesoros de la Dinastía Han'. Ian Bremner. Francia. 52'.

Par y Carbonell se conocen desde los años 80 y su relación se ha mantenido vigorosa todo este tiempo, «discutiendo mucho sobre muchas cosas. Hemos ido puliendo las conclusiones hasta resumirlas en pocas ideas que queremos trasladar a las generaciones jóvenes», explica Carbonell. Él es muy conocido por ser uno de los investigadores que, desde el yacimiento de Atapuerca, ha ido desenterrando durante décadas información que ha cambiado la forma en la que el ser humano concibe sus orígenes. Alfonso Par, licenciado en Filosofía, es un productor con dilatada experiencia y un director que tiene en su haber dos documentales, ambos en colaboración con su amigo Carbonell. Uno es ése que se proyectó ayer y que hoy el Ficab exhibe de nuevo en la sede hernaniarra de Orona Fundazioa, otra vez con ambos como tertulianos. Su otra cinta se llamó 'En busca del primer europeo' y recibió varios premios internacionales; ninguno de ellos en el Ficab, si bien su valoración por parte del públicó rozó el sobresaliente en la edición de 2012.

¿Cómo consigue un documental histórico-arqueológico, con un trasfondo filosófico tan denso y tan potente, mantener durante una hora la atención de jóvenes adolescentes y que tras la proyección éstos quieran preguntar tantas y tantas cosas?

La premisa es que Carlota, una joven que termina el Bachillerato y no sabe qué hacer, recibe la invitación de su tío Luis para hacer un viaje que tendrá mucho de instructivo y aún más de aventura. «Se trata de varias miniaventuras dentro de una aventura», detalla Par. Y es que Carlota viajará a Botswana para conocer una tribu que vive, hoy en día, con un sistema nómada de caza y recolección, «fuera de la rueda del mundo». Irá al norte de Europa para conocer a los Sami, otro pueblo nómada, en plena Europa del siglo XXI, con su propia lengua y un modo de vida, eso sí, más integrado en el mundo actual. Turquía para conocer las primeras ciudades, México para averiguar cómo y por qué colapsaron los mayas, son otros destinos que visita con su tío Luis y con Eudald Carbonell, que hace de guía, no por los territorios visitados, sino por la historia de la Humanidad a partir de lo que en ellos van encontrando. Animales, ski, jeeps, viajes en motos de nieve y de carretera completan la oferta atractiva para el público adolescente, que se siente cómodo, además, pese a lo profundo de los temas, oyendo expresarse a Carlota y escuchando cómo le explican las cosas a ella. En el coloquio posterior, Carbonell y Par mantuvieron ese tono, tanto para contar como casi mueren en un incendio en la selva de Botswana mientras rodaban, como para lanzar sus mensajes de esperanza en el futuro.

«Por la calidad de la sala y el proyector, por el perfil del público que teníamos y por las preguntas que nos han hecho, ha sido la mejor proyección que hemos hecho de este documental», asegura Alfonso Par.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos