El PP denuncia que vecinos de Virgen Milagrosa soportan, por causa del colegio, «ruidos por encima del límite»

M.A.I. IRUN.

La concejal del Partido Popular en Irun, Muriel Larrea, denunció ayer la situación en la que viven algunos residentes de la calle Virgen Milagrosa, en concreto aquéllos cuyas viviendas se encuentran junto al colegio público Eguzkitza.

«Desde que inauguraron este colegio, hace ya cinco años, a estos vecinos les ha cambiado la vida radicalmente. El ruido al que están sometidos dentro de su propia casa es brutal. El Ayuntamiento tiene que tomar alguna decisión al respecto», reclamó.

Según informó la edil, «las mediciones que se están realizando con motivo de la elaboración del mapa de ruido de la ciudad dan picos que superan el nivel de ruido permitido, pero el equipo de Gobierno local no quiere tomar ninguna resolución porque dice que son sólo unos momentos puntuales». La enumeración de esos 'momentos puntuales, «la entrada de clase, el recreo, la salida de clase, la hora del comedor y la hora de salida por la tarde», lleva a Larrea a valorar que «realmente no son tan puntuales, porque son muchas horas al día y eso sin contar los fines de semana, cuando el centro escolar permanece abierto para que se realicen actividades».

Problema real

Más allá de las mediciones en la elaboración del mapa de ruido, «de las que no se informó a los vecinos, por lo que quizá no se realizaron en los lugares idóneos», Larrea señaló que «cuando algún vecino perjudicado ha llamado a la Policía Local y ésta ha hecho una medición, se ha demostrado con creces que el ruido sobrepasa todos los límites establecidos. Cuando estos vecinos compraron sus casas no sabían la que se les venía encima. No es lo mismo que el que compra sabiendo lo que compra y en qué condiciones», remarcó Larrea. «Tenían una casa en una zona tranquila y ahora hay momentos en los que no pueden hablar entre ellos en su hogar por el estruendo que les llega a su sala de estar».

Para las ediles que conforman el grupo popular en el Consistorio, «esto no puede quedar así. Los vecinos tienen derecho a poder estar tranquilos en su propia casa y si para que así sea el Ayuntamiento tiene que hacer una gran inversión, pues que la haga», incidió Muriel Larrea.

La concejal popular también advirtió que «si desde el Gobierno no se toman las medidas oportunas, presentaremos una enmienda a los presupuestos para que se compren los paneles que sean necesarios para garantizar una vida digna a estos ciudadanos que, no nos olvidemos, son tan iruneses como los del paseo de Colón o los de la calle Hondarribia», concluyó.

Fotos

Vídeos